Contracturas por tensión emocional

CEAC Blog

15-07-2011

La tensión emocional (o también conocida popularmente como estrés) es la respuesta del cuerpo a la presión, ya sea física, intelectual o emocional que podemos tener por diversas causas. Esta respuesta del organismo de traduce experimentando una tensión (stress en inglés significa tensión), de mayor o menor grado, que en ocasiones puede provocar una contractura muscular, entre otras muchas cosas.

Por tanto, podemos decir que los dolores cervicales pueden ser ocasionados por una tensión muscular asociada a un problema emocional (ya sea estrés, ansiedad o depresión).

Para poder evitar el empeoramiento de la contractura (y a su vez el dolor), lo recomendable es mantener una postura corporal correcta: la cabeza tiene que estar bien alineada con la columna vertebral. En casos de trabajo en oficinas, es importante mantener la espalda bien apoyada en la silla y las piernas en ángulo recto. Lo ideal sería poder tener la cabeza apoyada también en la silla.

Dormir suficientes horas y en una postura correcta también ayudará en la recuperación de la contractura, sobretodo evitando usar almohadas demasiado altas y demasiado bajas. También ayudará la práctica de ejercicio físico como la natación.

Profile picture for user CEAC Blog
CEAC Blog