Corte de digestión: ¿Mito o realidad?

CEAC Blog

28-08-2013

Efectivamente, el corte de digestión no es una leyenda urbana inventada por nuestras madres, es real.

Cuando comemos, el proceso de digestión se inicia y durante este proceso se concentra toda la sangre en el estómago. El conocido corte de digestión se produce cuando hay una interrupción brusca en la llegada de sangre al estómago.

¿Qué puede originar esta interrupción brusca? Un descenso de temperaturas de forma rápida es una de las causas más comunes. Acabar de comer e ir a refrescarnos de golpe en aguas frías puede provocarnos un corte de digestión. Pero no sólo en el agua nos puede suceder, también puede pasar al iniciar ejercicio físico de alta intensidad mientras estamos digiriendo la comida. Por ello, es recomendable introducirnos progresivamente en el agua y limitar la actividad física a algo más moderado y así evitarlo.

Otros factores que pueden propiciar este fenómeno es el tipo de comida, si son ricas en grasas y glúcidos, la digestión es más “pesada” y más tiempo necesitaremos para acabarla, por tanto, se alarga más las franja de “peligro”.

Los signos y síntomas de un corte de digestión son los siguientes:

- Náuseas, vómitos, retortijones, dolor de estómago

- Bajada del pulso y la tensión arterial

- Mareos, piel pálida

- Escalofríos

- Puede llegar a provocar pérdida de consciencia por lipotimia e incluso, en los casos más graves, parada cardiorespiratoria.

Siempre que notemos estos síntomas, si estamos en el agua se debe salir de ella y si estamos haciendo ejercicio, se debe parar y pedir ayuda en ambos casos.

Fuente: www.webconsultas.com 
Profile picture for user CEAC Blog
CEAC Blog