Crear un lapbook en el aula de Educación Infantil.
24/04/2018
Laura López

Crear un lapbook en el aula de Educación Infantil.

Educación

Crear un lapbook en el aula de Educación Infantil.

Hoy vengo a hablaros sobre los lapbooks, explicaros qué son, cómo se llevan a cabo y para qué sirven exactamente.

Los lapbook en el aula de educación infantil 

Vamos a adentrarnos en materia dejando claro el concepto clave lapbook. Esto no es más que un tipo de libro hecho con cartulina que se utiliza para recolectar información sobre un tema y mostrarlo de forma gráfica y esquemática. Vendría a ser como hacer un mural con forma de libro sobre un tema concreto de interés que tengan los niños (no hay que olvidar que si trabajamos por centros de interés conseguiremos mayor motivación y atención de nuestros alumnos).

Así pues, dentro de este “libro” encontraremos solapas y ventanas llenas de fotografías, información variada o cualquier tipo de elemento sobre el tema que estemos trabajando.

Pero, ¿en qué diferencia un lapbook de otras herramientas? Vamos a comentar los beneficios de esta técnica:

Para empezar, es una herramienta altamente participativa durante todo el proceso de creación. Todos los alumnos trabajan para pensar  el diseño, la búsqueda de información y el momento de plasmar todo lo que han encontrado. Al haberlo realizado ellos mismos, conocen cada uno de los elementos que lo conforman creando así aprendizaje significativo sobre el tema en cuestión.

Esta es una gran oportunidad para desarrollar capacidades relacionadas con el trabajo por proyectos pues ellos tendrán que diseñar, investigar, tomar notas y organizar el material para llegar al trabajo final en común. No podemos olvidar que las metodologías innovadoras como el trabajo por proyectos benefician mucho a los pequeños y les da herramientas para su futuro como personas adultas en el mundo laboral, adaptadas a las demandas de la sociedad donde el trabajo en equipo y la necesidad de llegar a acuerdos es algo básico en el día a día. 

Por otro lado, les ayuda mucho a desarrollar habilidades de tipo manual porque deberán recortar, pegar, encajar los mini libros de información e intentar que todo quede lo más armónico y ordenado posible. De esta forma, estamos fomentando en ellos la psicomotricidad fina también importante en su desarrollo a la par que el gusto por la estética de las cosas. De la misma forma, también trabajaremos la competencia digital al incitar a la búsqueda de información y fomentar que sepan cómo tratarla para cribar la verdaderamente importante. Además, en cursos más avanzados, podrían hacer lapbooks en pequeños grupos de trabajo y luego exponerlos al resto de los compañeros, por lo que nos serviría para trabajar también la competencia lingüística.

Por último, también hay que dejar patente la gran fuente de motivación y autoestima que se deriva de este tipo de trabajos en los que ellos son el principal protagonista al crear el contenido y la forma. En grupo trabajarán la concentración, el trabajo en equipo, la organización de las tareas necesarias,… Dándoles una autonomía, iniciativa personal y auto confianza muy beneficiosas para ellos.

Y la pregunta del millón: ¿cómo se llevan a cabo?

Antes de empezar, es interesante tener el material necesario a mano: cartulinas, goma eva, post-it, gomas de colores, pinzas, tijeras, clips, papel de notas, grapadora, celo, pegamento, colores o rotuladores, dibujos para colorear, fotografías, la información que queremos plasmar en el lapbook, etc.

Hay que tener en cuenta que si son alumnos muy pequeños les deberemos ayudar a la hora de usar según qué material, ensamblar los minilibros, hacer alguna tarea en el ordenador en el caso de que así lo deseen, etc.

Empezaremos elaborando la base de nuestro lapbook: una cartulina grande a la que podemos hacer alguna muesca para señalar por donde abrirla y acceder al contenido.

Una vez tengamos nuestra base hecha, es importante dejar claro el tema que queremos trabajar y pensar en todo el contenido que queremos incluir: las fotografías, los recortes, la información que queremos que aparezca,… y cuando lo tengamos todo, hacemos una distribución encima de la cartulina base pero sin enganchar nada definitivamente para ver si nos cabe todo o hay que hacer alguna modificación.

Se pueden imprimir plantillas de tablas o algún dibujo para que nos queden los conceptos ordenados, más gráficos y estéticamente bonitos a la vista.

Si, por ejemplo, hacemos un lapbook sobre el tema de “los animales”, podríamos incluir fotografías de animales, hacer una clasificación sobre los distintos tipos de animales en blocs diferentes (aves, mamíferos, anfibios,  reptiles, etc.) e incluir algún dibujo gráfico de identificación, elaborar otro mini libro con los cuidados básicos de los animales, otro apartado con nuestras mascotas, etc.

Por último, os recomiendo que echéis un vistazo escribiendo la palabra “lapbook” en vuestros buscadores de internet para verlo más claro y saber exactamente a qué me estoy refiriendo con este concepto de trabajo. Seguro que sacaréis ideas muy buenas para llevar a cabo con vuestros alumnos.

Curso relacionado: Educación infantil 

Crear un lapbook en el aula de Educación Infantil.
Laura López

Licenciada en Pedagogía por la Universidad de Barcelona, Máster en Intervención en Dificultades de Aprendizaje en ISEP. Educación Infantil en IOC. Profesora del curso de Técnico en Educación Infantil y educadora en una escuela infantil.