Cuando nos vamos de vacaciones, ¿tenemos que desenchufarlo todo?

Cuando nos vamos de vacaciones, ¿tenemos que desenchufarlo todo?

Raúl Cardete

23-07-2018

Por fin ha llegado el verano, y, con él, las tan deseadas vacaciones. Así pues, la mayoría de nosotros marchamos fuera de nuestro domicilio habitual durante estos meses de verano.

Parece ser que cada año se repite la misma historia: toca planificar, preparar las maletas, dejar la casa limpia y en orden para la vuelta,… en resumen, una lista interminable de cosas que hacer para dejar la vivienda preparada, de tal forma que la encontremos a la vuelta en las mejores condiciones posibles. Respecto a los aparatos eléctricos y electrónicos que tenemos en nuestra vivienda, seguro que alguna vez os habréis preguntado si tenemos que desenchufarlos por motivos de seguridad o incluso para obtener un ahorro en la factura eléctrica.

Pues bien, en este blog trataremos de dar respuesta a dicha pregunta: explicar si es necesario o no desenchufar determinados aparatos al irnos de vacaciones. También veremos si obtendremos algún beneficio con ello, ya sea una reducción en la factura eléctrica, un alargamiento de su vida útil, o la minimización de riesgos en nuestra ausencia.

¿Qué hago con los electrodomésticos en vacaciones?

En primer lugar, cabe decir que no es necesario desenchufar todos los electrodomésticos, aunque apagar algunos de ellos nos puede ayudar, a parte de ahorrar en la factura energética, a aumentar la durabilidad de algunos aparatos y evitar ciertos riesgos.

Ciertos dispositivos eléctricos como televisores, aires acondicionados, microondas,...., se suelen quedar en “stand-by” y no se apagan totalmente. Uno de los principales gastos innecesarios que se producen en la mayoría de viviendas corresponde al consumo de aparatos en “stand-by o espera”. Se estima que el denominado “consumo fantasma” supone entre un 7% y un 11% del total del consumo eléctrico, por lo que una medida importante de ahorro a la hora de irnos de vacaciones es la de desconectar por completos estos aparatos. No vale apagarlos desde el mando, sino que hay que desenchufarlos completamente. También se recomienda desconectar los aparatos electrónicos ya que pueden verse dañados por las tormentas de verano y los cortes de energía por averías en la distribución que pueden provocar sobretensiones y estropear estos dispositivos.

En el caso del frigorífico no es necesario que lo apagues, pero sí se puede poner en modo vacaciones (algunos modelos disponen de esta opción) o ponerlo en la posición de menos frío posible, así, cada grado que se suba permitirá ahorrar alrededor de un 6% de energía. Si la ausencia va a ser muy prolongada (más de 15 días) es recomendable vaciarlo por completo y desconectarlo, dejando la puerta abierta para evitar malos olores y la aparición de moho. Si por lo que sea tenemos que dejar comida dentro, es imprescindible que no sean perecederos. En algunos modelos de neveras también permiten apagar la parte de frigorífico y mantener en funcionamiento la parte de congelador con lo que no tenemos que vaciarlas por completo.

La lavadora y el lavavajillas, es recomendable dejarlos totalmente vacíos y con las puertas abiertas, pero no es necesario desenchufarlos.

En cuanto a la secadora, simplemente será necesario observar que se encuentra bien apagada y cerrada.

Por lo que respecta al termo eléctrico, si dispones de uno de ellos en tu vivienda, es recomendable desconectarlo antes de salir de viaje. Con apagar el interruptor de este aparato es suficiente. Cabe destacar que el termo es uno de los aparatos que mayor electricidad consumen en el hogar (este dispositivo gasta alrededor de un 25% de la energía total del hogar), por lo que con esta acción ahorraremos en nuestra factura durante el periodo de descanso que estemos fuera.

El router o módem. Este es uno de los aparatos que más se deja enchufado a pesar de que nadie lo use. Si te vas de vacaciones desconecta el módem.

También tienes que cerciorarte de no dejar el cargador de tu teléfono móvil conectado. Es algo que suele pasar con cierta frecuencia y sin que te des cuenta de ello. Es cierto que su consumo no es realmente excesivo, pero siempre será mejor que lo tengas guardado correctamente, al igual que otros aparatos, como pueden ser los secadores de pelo.

Se deben desenchufar también pequeños electrodomésticos, como por ejemplo: tostadoras, licuadoras, ollas arroceras, máquinas de café, procesadores de comida, microondas, etc. También debes desconectar aparatos como calefactores y ventiladores.

Por último, y en caso de que queramos que nuestro ahorro en la factura de la luz sea total, la mejor opción es cortar los circuitos del cuadro eléctrico que sean posibles y teniendo cuidado de no desconectar aquellos circuitos que queremos dejar activos, como por ejemplo el que alimenta el frigorífico o el de la alarma si disponemos de ella.

Siguiendo estos consejos podrás llegar a obtener un importante ahorro en tu factura eléctrica y a estar más tranquilo por la seguridad de tu vivienda (eléctricamente hablando) durante las merecidas y esperadas vacaciones. Espero que te sean de ayuda y puedan aclarar las dudas que suelen surgir sobre si debemos desenchufar o desconectar ciertos aparatos cuando estamos fuera de nuestra vivienda un periodo relativamente largo.

Profile picture for user Raúl Cardete
Raúl Cardete

Ingeniero Técnico en Ingeniería Industrial especialidad Electricidad. Experiencia en instalaciones eléctricas de BT - AT y automatización, sistemas eléctricos de potencia y energías renovables