Cuidado de cicatrices

CEAC Blog

08-10-2012

Tras una intervención quirúrgica hay que seguir unas pautas higiénicas y protectoras que son muy importantes para la correcta cicatrización y para la prevención de infecciones. Además del componente sobre la salud de la piel, con el seguimiento de estas pautas también se consigue que la cicatriz quede más disimulada, con lo que también le confiere un componente estético.

Las pautas a seguir (a no ser que el médico recomiende otra cosa) son las siguientes:

- Lavar la herida con agua y jabón o con suero fisiológico

- Curar con yodo

- Colocar un apósito para mantenerla limpia

- Repetir este proceso hasta la retirada de los puntos

Una vez retirados los puntos, hay algunos métodos para reducir la visibilidad y la superficie de la cicatriz. Son los siguientes:

- Uso de parches cicatrizantes: favorecen la cicatrización desde el fondo de la cicatriz hasta la superficie, y desde los bordes hacia el centro. Pueden contener colágeno para rellenar las grietas que forma la piel. Los resultados no son visibles hasta pasadas, por lo menos, 8 o 10 semanas de uso continuado.

- Láser: hay quién prefiere, por su rapidez, recurrir al láser para disimular la cicactriz, aunque no siempre es recomendable (según dónde y cómo sea esta cicatriz). Hay que tener en cuenta también que suele ser una opción más costosa económicamente.

- Rosa mosqueta: el remedio natural y de contrastada eficacia por excelencia. Consiste en aplicar directamente sobre la cicatriz el aceite a diario, y los efectos de mejoría se notan visiblemente, ya que regenera mucho la piel.

Profile picture for user CEAC Blog
CEAC Blog