Curiosidades en Odontología

CEAC Blog

10-09-2014

La odontología es una rama de la medicina muy antigua. Desde la edad de piedra, los hombres intentaban sanar sus enfermedades dentales. El primer empaste de la historia data de hace 6.500 años y se realizó con cera de abeja.

 

El cepillo de dientes fue un invento posterior, concretamente de un emperador chino en el 1498. Éste colocó unas cerdas de puerco unidas a un mango de hueso de animal.

 

La pasta dentífrica es más antigua y data de la época egipcia. La mezcla original contenía sal, pimienta, hojas de menta, flores, uñas de buey, cáscara de huevo.

 

Antes del año 1846 los tratamientos odontológico eran realizados sin anestesia, solo hasta el 30 de septiembre de ese año, se extrajo el primer diente sin dolor, utilizando como anestesia el Eter, hasta descubrir las propiedades anestésicas de la hoja de coca, ahora se continua utilizando sustancias derivadas de este alcaloide, como la lidocaína y la articaina entre otros.

 

A nivel protésico se ha utilizado para confeccionar las prótesis distintos materiales como madera, marfil, huesos, dientes de animales e incluso humanos y distintos metales, principalmente el oro.

La primera prótesis dental data del siglo IV a.C, realizada por los Estruscos fue fabricada con  dientes de origen animal y humana enlazadas en una banda de oro.

 

Existe una leyenda que George Washington el primer presidente de los Estados Unidos, tenía una prótesis dental de madera, pero esto no fue así, aunque perdió todos sus dientes y cuando llego a ser presidente solo tenía un diente natural, su prótesis fue elaborada con dientes tallados en marfil de elefante y de hipopótamo y fijados en oro.

 

Hoy en día tener unos dientes blancos y alineados son sinónimo de salud y belleza, pero no en todas las culturas es así. En Japón, los dientes torcidos llamados Yaeba son tan codiciados que algunas mujeres con los dientes perfectos se realizan tratamientos para torcer los dientes, porque las hacen ver más jóvenes y atractivos.

 

Investigadores del Japón han demostrado que la perdida de piezas dentales, son más propensas a sufrir pérdida de la memoria o Alzheimer, mientras que aquellas personas que mantenían su dentadura en mejor estado no tenían trastornos cerebrales.

 

 

Profile picture for user CEAC Blog
CEAC Blog