Curvas de desarrollo en niños

CEAC Blog

11-07-2013

Antes se pensaba que los niños crecían más o menos, o de forma más  lenta o más rápida, dependiendo de su lugar de origen, de su carga genética o de su alimentación. Pero, finalmente, la Organización Mundial de la Salud (OMS) creó unos patrones de crecimiento infantil para describir el crecimiento infantil  “ideal”. Se trata de unos gráficos que demuestran que todos los niños de las principales lugares del mundo pueden alcanzar estatura, peso y grado de desarrollo similares, si se les proporciona una alimentación adecuada, una buena atención de salud y un entorno saludable.

Se trata de un método más proactivo de medir y evaluar el crecimiento de los niños, fijando unos parámetros normativos y evaluando a los niños y a las poblaciones con arreglo a dicho patrón.

En este sentido, una característica clave del nuevo patrón es que establece la lactancia materna como la "norma" biológica y al lactante alimentado con leche materna como patrón de referencia para determinar el crecimiento saludable. Los gráficos de referencia anteriores se basaron en el crecimiento de una combinación aleatoria de niños alimentados con leche materna y niños alimentados artificialmente.

Las gráficas de percentiles sirven al pediatra para comprobar y comparar que el crecimiento y el desarrollo del bebé es el adecuado. Se trata de cuadros de medidas para comparar y valorar el crecimiento del niño o de la niña con referencia a un rango estándar. Los parámetros que se miden en los percentiles son: Peso, estatura, y perímetro craneal. Ninguno de estos datos se interpreta de manera aislada, sino en relación con la edad y el sexo porque el patrón de crecimiento es ligeramente distinto en niños y niñas.

Todas las líneas de los percentiles corresponden a valores normales. Los niños excesivamente altos o gordos estarán por encima del percentil 97, mientras que los excesivamente bajos o delgados estarán por debajo del percentil 3. Lo importante no es tener un percentil alto, sino crecer y engordar de forma más o menos regular en torno a un mismo percentil. Así, por ejemplo, si un bebé está en el percentil 70 de talla, significa que comparado con otros 100 lactantes 70 medirán menos que él y 30 más, y que si los pusiéramos en fila, el niño ocuparía el puesto número 70. El percentil 50 indicaría que el niño está en la media, y el 10, que se encuentra por debajo, aunque continúa siendo estadísticamente normal.

Una buena señal es que los percentiles se mantengan similares a los del nacimiento y que no se haya producido ningún descenso o ascenso brusco respecto de las medidas anteriores. El pediatra siempre deberá comprobar que el percentil de la talla está acorde con el del peso.

Profile picture for user CEAC Blog
CEAC Blog