De penetrómetros y resistencia del terreno

CEAC Blog

13-01-2015

Da igual qué queramos construir o qué instalación deba ser efectuada sobre un terreno. Por sencilla que sea una obra, la determinación de la resistencia del suelo donde se va a asentar es fundamental para garantizar que el suelo pueda soportar el peso de  esa construcción sin ningún tipo de deformación, adoptando para ello las medidas necesarias en cuanto a cimentación o anclajes de la instalación.

Es decir, no será lo mismo construir una casa sobre un terreno arenoso que sobre roca dura y en función de la composición del terreno se deberán adoptar unas u otras medidas en cuanto a cimentación y/o anclajes.

Pero ¿cómo se determina la resistencia de un terreno?

En primer lugar, dejemos claro que la resistencia de un terreno es la capacidad que tiene de soportar las cargas que se le apliquen sin deformarse. Por tanto, la determinación de la resistencia de un terreno se basa en medir la oposición que ofrece un suelo a ser punzonado a diferentes profundidades. Esta operación se realiza mediante unos aparatos llamados penetrómetros que, provistos de una puntaza, hincan el terreno hasta penetrarlo a la profundidad donde se realiza el ensayo. El esfuerzo realizado para conseguirlo (en penetrómetros estáticos), o el número de golpes necesarios para hincar la puntaza (en penetrómetros dinámicos) determinarán la resistencia del terreno.

Como ya hemos dicho, el ensayo se realiza a diferentes profundidades por lo tanto, si la resistencia de un terreno es excesivamente baja en las capas superficiales, se deberá llevar la cimentación hasta la profundidad con una resistencia mínima o bien valorar un sistema de cimentación alternativo.

penetrómetro dinamico

Imagen cabecera vía

Imagen penetrómetro vía

Profile picture for user CEAC Blog
CEAC Blog