De qué trata el nuevo marco comunitario europeo para drones
26/10/2018
Carlos Yañez

De qué trata el nuevo marco comunitario europeo para drones

Informática y Tecnología

A nadie se le escapa el rápido desarrollo que está teniendo el sector aeronáutico de las aeronaves no tripuladas o drones. Es un sector con gran potencial de desarrollo, crecimiento económico y generación de puestos de trabajo pero que hasta hace bien poco parcialmente desregulado.

 

La necesidad de esta nueva regulación

Muchos podemos considerar a los drones como un juguete si solo nos focalizamos en los pequeños drones de entretenimiento que están apareciendo en el mercado.

La realidad es que estos artefactos van más allá de un simple elemento recreativo. Algunos drones pueden pesar tanto como un avión y algunos incluso ser más rápidos, aunque estos ya están contemplados en la antigua regulación.

La nueva regulación afecta a drones o aeronaves no tripuladas en general con una masa al despegue inferior a 150kg que son las que no estaban hasta la fecha reguladas y que por lo tanto generaban mayores problemas.

Estos dispositivos más ligeros solo estaban regidos por normas nacionales de seguridad en cada uno de los países de la Unión Europea y de forma fragmentada, con diferentes criterios no homogéneos. En algunos países incluso no existía regulación alguna al respecto.

Ante esta situación y la previsión de crecimiento del tráfico aéreo de este tipo de aeronaves que se calcula en un incremento del 50% para los próximos veinte años, la Unión Europea ha entendido la necesidad de definir un marco legislativo común para todos los países miembros.

Tal y como indica la Unión Europea, se prevé que de aquí a 2035 el sector europeo de los drones emplee a unas 100.000 personas y tenga un impacto económico superior a los 10.000 millones de euros anuales, cifras que invitan a una regulación homogénea.

Esta regulación obligará a que las aeronaves no tripuladas estén reguladas en cuanto a su diseño, fabricación y homologación, así como a su operatividad (incluyendo la necesidad de la elaboración de planes de vuelo, como sería exigible a aeronaves tripuladas convencionales).

Como también ocurría en el reglamento anterior, esta nueva normativa no aplica a aquellos drones destinados a usos de policía, militares, salvamento, prevención o vigilancia y aquellas que representen “un riesgo bajo para la seguridad aérea”.

 

Aspectos que abarca la nueva regulación

Profundizando en los aspectos claves de la nueva normativa, la misma pretende equiparar a las aeronaves no tripuladas a una regulación similar de las que sin son tripuladas al compartir el mismo espacio aéreo. Su principal objetivo no es penalizar sino solo regular y limitarse exclusivamente a garantizar aspectos clave de seguridad, la protección, la privacidad y la protección de datos personales.

Se establece una obligación de registro tanto para las aeronaves como los operadores cuyo uso pueda comportar un riesgo para los criterios anteriormente definidos, es decir, para en base a riesgo para la privacidad, la protección de datos personales, la seguridad o el medio ambiente.

Dentro de este ámbito entran todos aquellos drones por ejemplo que estén equipados con equipos de grabación de imagen.

Igualmente, se obliga a registrar a aquellos operadores que operen con drones que en caso de impacto puedan transmitir más de 80 julios de energía cinética en caso de colisión contra una persona.

Para hacernos una idea más clara, en este ámbito entrarían drones que puedan alcanzar velocidades superiores a los 35km/h y un peso de 800 gr. O aquellos drones más ligeros de unos 500 gr. Que puedan alcanzar velocidades de 45 km/h. Como podemos ver, el abanico es muy amplio y gran mayoría de los drones actuales entran dentro de esta restricción.

Ante esta regulación se plantea la duda de cómo aplicar dicha regulación. Una opción es que se derive a los comercializadores de forma que la venta de estos drones quede condicionada a identificar al comprador de la aeronave y comunicar la venta al regulador o supervisor.

El resto de los aspectos que trata la ley son referidos a aspectos del diseño, producción, mantenimiento y explotación de estas aeronaves que se van a ver sometidas a controles de certificación.

Falta ver cómo evolucionará toda esta normativa con nuevos servicios que surgirán en la industria de drones como es en el sector de la logística y el reparto de pedidos mediante drones.

Los países miembros deberán ajustar sus normativas locales al marco genérico de la normativa europea. En los próximos mese pueden aparecen modificaciones a la normativa que entró en vigor el pasado 4 de julio.

 

Curso relacionado: Robótica 

De qué trata el nuevo marco comunitario europeo para drones
Carlos Yañez

Biografías: Ingeniero Superior de Telecomunicaciones por la UPC. Director de Informática en un Laboratorio de Análisis con implantación nacional. Profesor de los cursos de Electrónica y Técnico en Sistemas Microinformaticos y Redes.