Descubre si tienes bruxismo y cómo mejorarlo

Descubre si tienes bruxismo y cómo mejorarlo

Laura Garbayo

17-04-2017

El bruxismo es una patología tan frecuente como a su vez desconocido en nuestra sociedad. Podemos definir  el bruxismo como un trastorno del sueño que consiste en una fricción intensa de los dientes durante la noche, provocando la lesión los mismos.

Este trastorno no sólo se da por las noches, en muchas ocasiones las persona también pueden apretar y rechinar los dientes inconscientemente durante el día. Aunque si bien es cierto, el bruxismo nocturno es más difícil de controlar.

Los principales detonantes del bruxismo puedes ser varias. Una de las más comunes es el estrés diario al que estamos sometidos día a día. Éste nos hace apretar los dientes unos contra otros de manera involuntaria, en la mayoría de las ocasiones. Muy relacionado a esta causa está la capacidad de relajación y de conciliación de un sueño reparador. Aquellas personas que duermen con sus preocupaciones, acaban sufriendo bruxismo en muchos casos. Otro de los motivos que nos pueden llevar a sufrir este trastorno es la alineación de nuestra dentadura e incluso la postura corporal. Por último, y no menos importante, la importancia de una dieta equilibrada es fundamental si queremos evitar sufrir esta patología en un futuro.

Llegados a este punto, veamos las posibles consecuencias que puede acarrear el bruxismo. Apretar los dientes puede ejercer presión sobre los músculos, tejidos y otras estructuras alrededor de la mandíbula. Los síntomas pueden causar problemas de la articulación temporomandibular entre otros.

Tras lo explicado anteriormente, veremos que el bruxismo tiene un tratamiento sencillo y al alcance de todos. Los objetivos de dichos tratamiento son reducir el dolor, prevenir el daño dental permanente y disminuir el rechinamiento de los dientes lo máximo posible. Durante años se han utilizado  férulas o protectores dentales  para evitar el bruxismo durante el sueño. De este modo se intenta prevenir los daños que este trastorno puede ocasionar en los dientes y los problemas de la articulación temporomandibular. Sin embargo, las férulas no resuelven el problema y aunque desaparezca el dolor mientras se usan, éste vuelve a aparecer en el momento en que se dejan de utilizar. Por esto, vamos a mencionar algunos de los consejos que hay que tener presentes para la mejora de dicha patología.

  • Ejercicios de relajación.
  • Aplicación de hielo o paños calientes en la zona donde se produce el dolor.
  • Evitar comer alimentos duros y dulces.
  • Beber mucha agua.
  • Masajear las zonas de dolor.
  • Dormir bien.
  • Intentar hacer de la relajación facial un hábito; relajando los músculos faciales y mandibulares durante todo el día.
  • Practicar ejercicios de estiramiento a fin de ayudar a recuperar la acción de los músculos y articulaciones a cada lado de la cabeza para regresar a la normalidad.
  • Reducir el estrés diario.
  • Masajear los músculos del cuello, hombros y cara.

También hay que tener presente que tras la terapia con la férula, el ajuste de los dientes en el patrón de mordida puede ayudar a algunas personas. La cirugía debe considerarse siempre como último recurso.

A diferencia de otras patologías dentales, como las caries o la gingivitis, la prevención es un hábito de difícil prevención. Las acciones preventivas que llevemos a cabo irán encaminadas principalmente a reducir las posibles consecuencias del hábito de apretar y rechinar nuestros dientes.

La principal dificultad de esta disfunción es su diagnóstico, ya que al ser un acto que se realiza de manera inconsciente, se realiza al margen de las habituales acciones que forman parten de la masticación.  A fin de llevar a cabo un diagnóstico exhaustivo, valoraremos:

  • La historia clínica del paciente.
  • Exploración clínica detallada.
  • Estudios radiológicos.
  • Modelos de estudio (impresiones de la mandíbula y del maxilar a fin de efectuar los moldes).

Como hemos visto tras lo mencionado anteriormente, el bruxismo no es un trastorno peligroso, sin embargo, puede causar lesiones dentales duraderas y un dolor molesto en la mandíbula, incluso dolores de cabeza y de oído. Pero también en una patología asociada a una fácil solución. ¿Qué os parece intentar poner en práctica los consejos y evitar lesiones futuras en nuestros dientes?

Profile picture for user Laura Garbayo
Laura Garbayo

Laura Garbayo Hermoso. Licenciada en Bioquímica, Diplomada en Enfermería. Máster en Enfermería Escolar y Máster en Urgencias.
Durante mis más de cinco años de ejercicio como enfermera en el servicio de urgencias del Hospital de Barcelona, he procurado no abandonar mi otra vocación profesional, la docencia, la cual vengo desempeñando desde el año 2004. De este modo tengo  la oportunidad de aunar mis dos perfiles profesionales, por los que siento absoluta devoción.