Día Mundial del Celíaco: el reto de vivir sin gluten

Día Mundial del Celíaco: el reto de vivir sin gluten

Noemí Ojeda

03-05-2017

La conocida FACE (Federación de Asociaciones de Celiacos de España) y las 17 asociaciones que la forman celebran el próximo 27 de mayo el Día Mundial del Celiaco, día a señalar en el calendario de todas las personas que conocen esta afectación de cerca ya sea en primera persona o a través de familiares, amigos o conocidos. El objetivo es muy claro: luchar por los derechos del colectivo de personas celiacas.

Los altos precios de los productos de alimentación sin gluten así como la limitación en hostelería y centros de turismo hacen que a las personas afectadas de celiaquía se les haga un poco más difícil su día a día y llevar una alimentación con normalidad. De ahí que este año celebren su día con cierto carácter reivindicativo.

Una de las medidas que FACE y las asociaciones de celiacos que forman parte de ella han pedido es que en los ayuntamientos de diferentes provincias ondeen en sus balcones banderas con el logo del Día Nacional del Celiaco el próximo 27 de mayo de 2017, el Día Mundial del Celíaco. Iniciativas como globos azules o el hashtag #movimientoceliaco son algunas de las propuestas que dichas entidades quieren utilizar para que cada vez seamos más personas las que nos sensibilicemos y movilicemos a favor de una igualdad alimentaria que favorezca una vida sin gluten económica y llevadera.

Haciendo un breve repaso, la Enfermedad Celiaca (EC) es una enfermedad sistémica inmunomediada, provocada por el gluten y prolaminas relacionadas, en individuos genéticamente susceptibles, y se caracteriza por la presencia de una combinación variable de: manifestaciones clínicas dependientes del gluten, anticuerpos específicos de EC, haplotipos HLA DQ2 o DQ8 y enteropatía. Esta definición fue actualizada por la ESPGHAN, Sociedad Europea de Gastroenterología Pediátrica, Hepatología y Nutrición en 2012, según informa la propia Federación de Asociaciones de Celíacos de España.

Aunque cada vez es más conocida y, por lo tanto, más frecuente, la prevalencia estimada en los países europeos es del 1% de la población, siendo el doble de frecuente en las mujeres que en los hombres, ya que la prevalencia en estas duplica su índice.

Pero lo que la hace verdaderamente peligrosa es el hecho de que un porcentaje alto de celíacos (aproximadamente un 75%) están sin diagnosticar debido, en su mayor parte, a que la celiaquía durante años se ha relacionado, exclusivamente, con su forma clásica de presentación clínica de síntomas. Sin embargo, la aparición de otras formas atípicas de manifestarse, acompañado de una mayor y mejor utilización de las pruebas complementarias disponibles e el ámbito médico, ha permitido poner de manifiesto la existencia de diferentes tipos de afectación conocidas igualmente como celiaquía.

Y es que, el único tratamiento eficaz demostrado para la celiaquía es el seguimiento de una dieta sin gluten de por vida. De ahí que la industria alimentaria, en ocasiones saque partida y encarezca los productos especializados para una alimentación destinada a personas celadas, así como los restaurantes adapten sus cartas aumentando el precio. Consecuencias que han de pagar los menos favorecidos y que conllevan un detrimento de la calidad de vida social, hasta incluso de alimentación, de los celíacos en todo el mundo.

El gluten es una proteína muy frecuente en nuestra alimentación. De forma natural se encuentra en la semilla de cereales como trigo, cebada, centeno, triticale y avena, así como en todos sus derivados. La proteína del gluten, como tal, carece de valor nutricional pero tiene un alto valor aplicado a la industria de alimentación. Es el responsable de la elasticidad de la masa de los productos elaborados con harinas de los cereales anteriormente mencionados adquiriendo una textura elástica capaz de estirarse y quedarse uniendo los distintos ingredientes que se mezclan consigo, como si de un pegamento se tratase; confiriendo de este modo la consistencia esponjosa de panes y masas horneados, así como un sinfín de productos hechos a base de estas harinas con gluten.

Por el momento y con el objetivo de facilitar la vida a las personas celíacas, la FACE y las asociaciones de celíacos que la conforman están elaborando y colaborando en planes de actuación para conseguir un mayor soporte a los celíacos. Medidas como la implantación de unas ayudas económicas para la compra de productos especiales sin gluten en España, que no existen bajo la financiación estatal, sin embargo en algunas Comunidades Autónomas si se está trabajando en la implantación de algún tipo de ayuda, bien de carácter económico o bien a través de sorteos y lotes de productos.

Medidas que han de ir creciendo y haciendo fuerza para conseguir la sensibilización de todos ante la celiaquía y las enfermedades asociadas. Medidas que favorezcan a las personas que las padecen y consigan su incursión en la vida social de sus entornos.

Creamos todos en ello, sí, ¡es posible vivir!

Curso relacionado: Técnico Superior en Dietética

Profile picture for user Noemí Ojeda
Noemí Ojeda

Diplomada en Nutrición Humana y Dietética por la Universidad Pablo de Olavide (Sevilla). Master en Profesorado de Educación Secundaria Obligatoria, Bachillerato, Ciclos Formativos e Idiomas por la Universidad de Sevilla. Especialista en Tratamiento dietético del sobrepeso y la obesidad por la Universidad de Barcelona. Profesora del curso de Técnico en Nutrición y Dietética."