Ébola y Prevención de Riesgos Profesionales

CEAC Blog

04-11-2014

Desde hace ya mucho tiempo oímos hablar del ébola.

Mi recuerdo más intenso se remonta a 1.995, cuando según la OMS (la Organización Mundial de la Salud) murieron 254 personas en la República Democrática del Congo. Llegando a la actualidad y según datos de esta organización, de un total de 10.141 infectados, han muerto 4.922.

Pero en esta ocasión nos ha tocado más de cerca, por los contagios producidos aquí en España, y por la polémica y las acusaciones vertidas a raíz de los mismos.

Según recoge el REAL DECRETO 664/1997, de 12 de mayo, nos enfrentamos a un riesgo del Grupo 4, aquél que causando una enfermedad grave en el hombre supone un serio peligro para los trabajadores, con muchas probabilidades de que se propague a la colectividad y sin que exista generalmente una profilaxis o un tratamiento eficaz.

Afortunadamente, las personas en cuarentena ya han sido dadas de alta y solo queda esperar el completo restablecimiento de Teresa Romero.  No obstante, lo que se desprende de forma notable, tanto aquí en España como en USA, es que no estamos aún preparados para afrontar el riesgo por este agente biológico de forma adecuada. Se habla de que se ha improvisado, y en prevención no puede existir improvisación cuando la salud o la vida están en riesgo.

Los sindicatos de ambos países han manifestado fallos en los protocolos sanitarios, poniendo en evidencia la necesidad de obtener mayores protecciones, tener profesionales informados y formados de forma adecuada, y el material necesario para trabajar sin riesgos.

No obstante, la mejor manera de luchar contra el riesgo es hacerlo en el origen, a la manera en la que el Gobierno de Obama se ha pronunciado en estos días, la de ayudar a la gente en África Occidental.

Resulta esperanzador que la organización internacional anuncie que espera iniciar los ensayos de eficacia de una vacuna contra el ébola en África en diciembre. O que la directora adjunta de la OMS, Marie-Paul Kiney, haya explicado que, aparte de dos prototipos que se están probando, hay otras cinco vacunas que podrían empezar a ensayarse en enero de 2015. Esperemos que con ello nos enfrentemos a un riesgo del Grupo 3.

Entrada escrita por nuestra profesora de Prevención de Riesgos Profesionales, Sara Muñoz de la Iglesia.

Profile picture for user CEAC Blog
CEAC Blog