El Certificado de Eficiencia Energética en Viviendas

CEAC Blog

07-11-2014

Hace ya más de un año (desde el 1 de junio de 2013) que es obligatorio disponer de un certificado energético tanto para edificios de viviendas como de uso público. Como para el público en general esta "obligatoriedad" se hace un tanto confusa, en este artículo queremos profundizar sobre este certificado para que no os quede ninguna duda de si necesitáis o no este certificado en vuestra vivienda y, sobre todo, para qué sirve o cómo interpretarlo.

En primer lugar, debemos tener claro que la necesidad de disponer de ese certificado es solo a efectos de transacciones inmobiliarias. Es decir, si nosotros queremos vender o comprar, arrendar o poner en alquiler una vivienda, el propietario deberá encargar a un técnico certificador competente la emisión de este certificado, y el usuario final de la vivienda deberá exigirlo. La emisión de este certificado será también, por supuesto, obligatoria para todos los edificios de nueva construcción. Una vez obtenido, el certificado es válido durante 10 años .

Pero... ¿en qué consiste esta certificación?El certificado es una descripción de las características del edificio desde un punto de vista de consumo de energía y emisiones de CO2 y que permite al ciudadano disponer de más información a la hora de alquilar o comprar. Entonces,  al igual que cuando compramos una bombilla o un electrodoméstico vemos una escala de 7 letras donde la G es la menos eficiente en cuanto a consumo de energía y la A la más eficiente, el certificado de eficiencia energética de un edificio clasifica de esta misma manera al mismo. Es decir, una vivienda clasificada con la letra A será energéticamente muy eficiente, mientras que una clasificada con una G, apenas lo será y el usuario final lo tendrá que tener en cuenta ya que, aparte de no contribuir a la sostenibilidad ambiental, el gasto de consumo de energía (iluminación, calefacción...) para obtener un nivel de confort óptimo será seguramente muy elevado.

Así pues, el certificado de eficiencia energética emitirá una "etiqueta" con la clasificación del edificio medida en la escala comentada y, dicha etiqueta, deberá incluirse en toda oferta, promoción o publicidad que se haga de esa vivienda. Por lo tanto, si estamos pensando en mudarnos de casa, tenemos que tener muy claro que deberemos exigir la visualización de esta etiqueta junto con cualquier fotografía o información que nos ofrezcan de cualquier vivienda.

Pero no olvidemos que uno de los principales objetivos de la certificación es informar sobre las características energéticas del edificio, por lo tanto, la certificación deberá incluir también recomendaciones de mejora, aparte de los procedimientos y pruebas usados para obtener la calificación, entre otros documentos.

Finalmente, os comentamos que certificado no constituye un cédula de habitabilidad. Es decir, que una vivienda sea calificada con el grado energético más bajo, G, no indica ni mucho menos que no reúna las condiciones mínimas de habitabilidad. Las condiciones mínimas de habitabilidad deberán ser avaladas única y exclusivamente por la cédula de habitabilidad.

Profile picture for user CEAC Blog
CEAC Blog