El niño adoptado en la escuela infantil

CEAC Blog

25-10-2012

Por lo general, los niños adoptados suelen presentar necesidades específicas a la hora de seguir el ritmo “normal” establecido para su edad.

Cabe destacar que no suele ser por el hecho en sí de la adopción, sino por las experiencias previas a la misma. Por ejemplo, son niños que normalmente han cambiado más de una vez de lugar de residencia y de cuidadores, por lo que son mucho más sensibles a cualquier cambio (se despiertan las alarmas y le hacen revivir las pérdidas anteriores). Además, en un orfanato no suelen recibir los estímulos y las interacciones suficientes como para desarrollar sus capacidades de forma saludable.

En este aspecto, los educadores tienen en la etapa preescolar una gran oportunidad para conseguir que el niño se integre satisfactoriamente en el centro escolar, pero necesitan de un entorno adecuado que sepa apoyarles en su desarrollo y comprender dónde se encuentran y qué necesitan para avanzar.

Por último, advertir del peligro y error que supone que los educadores etiqueten a estos niños como “los adoptados” y que con ello intenten justificar cualquier comportamiento que se salga de lo esperable para un niño de su edad. Aunque las experiencias que sufren los niños influyen en cómo reaccionan ante determinadas situaciones, no constituyen la única variable que explica su comportamiento.

Fuente: postadopcion.org

Profile picture for user CEAC Blog
CEAC Blog