El Plan de comunicación en la empresa

CEAC Blog

29-04-2014

Para llevar a cabo la política de comunicación en las organizaciones, tanto
cuando queramos elaborar un plan global para gestionar su imagen, como
cuando se pretenda actuar de una manera más sectorial para promover un
nuevo servicio, un producto o mejorar el clima de un colectivo de trabajadores,
es preciso aplicar una metodología propia de la planificación estratégica. Dicha
metodología debe permitirnos el establecimiento de una diagnosis clara de la
problemática, la fijación del público al que nos dirigimos, el establecimiento
de unos objetivos en consonancia con los generales de la empresa, la decisión
de las acciones más eficientes y el establecimiento de medidas de control que
nos permitan conocer los resultados de nuestra actuación.
Evidentemente, cuanto más creativas, más ajustadas y más innovadoras
sean las acciones que emprendamos, mejores pueden ser los resultados. Sin
embargo, conviene huir de la idea tópica de que en comunicación lo único
importante es ser creativo. La aplicación de una metodología estricta a partir
de un análisis correcto de la situación constituye un factor clave para lograr
el éxito que buscamos.

Dividiremos el plan en cuatro fases básicas, aplicables tanto si se trata de un
plan global, como parcial:
1) Diagnosis.-->La diagnosis nos proporcionará los parámetros
básicos para nuestra actuación y los criterios que servirán de fundamento de
las decisiones que se adopten durante el proceso.
2) Estrategia y objetivos.-->Debemos estar en condiciones de dar respuesta
con bastante concreción a preguntas como las siguientes: ¿qué queremos
mejorar? ¿Quién debe percibir dichas mejoras? ¿Qué reacción esperamos de
la percepción de estas últimas?
3) Acciones.-->Debemos estar en condiciones de dar respuesta
con bastante concreción a preguntas como las siguientes: ¿qué queremos
mejorar? ¿Quién debe percibir dichas mejoras? ¿Qué reacción esperamos de
la percepción de estas últimas?
4) Control de resultados.-->Es básico que un proceso de planificación estratégica riguroso prevea el establecimiento de un sistema de control de resultados que permita, durante el proceso, tener un flujo de datos constante para valorar su evolución y tomar decisiones en el sentido de introducir modificaciones y, una vez acabado, para valorar la relación entre el coste generado y el beneficio obtenido por la organización.

Profile picture for user CEAC Blog
CEAC Blog