proceso de estudiar para presentarse a un examen

El proceso de estudiar para presentarse a un examen

redaccion

22-07-2021

Aprender a organizarse

El éxito en tus estudios dependerá mucho de que hagas una buena planificación, lo que te ayudará a obtener mejores resultados y hacer más llevaderos los estudios. Con ello conseguirás almacenar correctamente los contenidos que necesitas y evitarás dejar todo el trabajo para la última hora, lo que podría provocarte más nerviosismo e imposibilidad de memorizar los contenidos necesarios para superar el examen.

Para ello has de tener la firme voluntad de llevar a cabo esa planificación y seguirla. Esto requerirá tiempo y esfuerzo, pero eso sí, lo amortizarás con garantías.

En la planificación, tienes que tener muchos aspectos en cuenta. Algunos de ellos son:

  • Conocer el programa de los módulos de estudio, material y su grado de dificultad.
  • Considerar el tiempo real del que dispones.
  • Delimitar objetivos.
  • Distribuir equilibradamente el número de temas por semanas y meses; estructurando también el trabajo que deberás realizar cada día.

¿Cuál es la mejor manera de estudiar para un examen?

Teniendo en cuenta que cada estudiante tiene que adoptar la metodología de estudio que le resulte más eficaz por sus propias características y su estilo de aprendizaje, cada materia requiere una forma de preparación en función de sus particularidades.

El aprendizaje de conceptos se podrá aplicar a la mayoría de los diferentes tipos de exámenes.

Tu tarea consistirá en aprender las ideas centrales y los detalles que guarden relación con ellas. Tu aprendizaje necesitará ser profundo, ya que cuando realices el examen las preguntas te obligarán a sintetizar, asociar y producir inmediatamente una respuesta bien redactada.

Si el examen es de tipo “test”, existe la tendencia errónea de pensar que no se ha de memorizar el tema, sino únicamente “comprenderlo”. Sin embargo, la memorización es un requisito básico para obtener un buen resultado en los exámenes. Además, en frecuente que en este tipo de pruebas se pregunten datos muy concretos, que solo se pueden recordar si se ha memorizado correctamente.

El aprendizaje de procesos está relacionado con cualquier tipo de examen donde tendrás que solucionar problemas o casos prácticos. La característica fundamental de este estudio debe ser numerosas sesiones de trabajo con los problemas/situaciones más frecuentes. Después de eso, serás capaz de reconocer el proceso que se requiere para resolver los problemas o casos prácticos que se te planteen en el examen y, por lo tanto, estarás en disposición de aplicarlo para dar con su solución.

Consejos para estudiar rápido y bien para un examen

La clave está en el repaso de todo lo que has estudiado y trabajado previamente: apuntes propios, esquemas y resúmenes; siguiendo estos pasos:

  • Recuerda toda la información sobre un tema, reproduciendo el esquema de forma oral o mejor, escrita, sin mirar los apuntes ni el libro.
  • Efectúa una repetición mental del tema mirando el esquema.
  • Consulta con los apuntes o el libro de texto las posibles dudas o lagunas para completar las notas y el esquema.
  • Vuelve a realizar la repetición mental de todo el tema, de lo recordado y lo olvidado.
  • Utiliza reglas mnemotécnicas para recordar secuencias de datos, nombres complicados, números, fechas… relacionando palabras, imágenes, etc.

¿Cómo realizar el examen?

Lo primero que debes hacer es asegurarte de haber entendido perfectamente las instrucciones del examen antes de empezar a resolver cualquier problema o contestar.

Haz una primera lectura general de todas las preguntas. Empieza por contestar las que mejor te sabes sin desarrollarlas demasiado, con la información que de forma específica se te pide. Si al final si te sobra tiempo, puedes completarlas. Después pasa a las preguntas que crees que no sabes o te sabes peor.

Lee cada pregunta lenta y cuidadosamente antes de responder. Si es necesario, vuelve a leerla por si has hay algún detalle importante que no hayas tenido en cuenta.

Realiza tu examen sin estar pendiente de los demás. No te preocupes si hay personas que acaban antes que tú. Tómate el tiempo que necesites para realizarlo adecuadamente.

El día del examen

Recuerda que debes estar descansado tras haber dormido lo suficiente.

No repases a fondo el mismo día el examen. Si te has organizado bien, ni siquiera lo necesitarás.

Controla la tensión emocional que genera pensar en el examen. Uno de los problemas más comunes que conciernen a los exámenes es la gran inquietud o nerviosismo que producen en quienes han de pasar por ellos. Aplica alguna técnica de relajación sencilla y controla tus pensamientos negativos sustituyéndolos por otros alternativos que te resulten más agradables.

Si sigues todos estos consejos, ¿consideras que podrás hacer un buen examen?