El proceso de estudiar para presentarse a un examen

CEAC Blog

19-11-2012

Cuando en la vida adulta nos damos otra oportunidad para volver a estudiar, tenemos que tener muy clara nuestra meta final, ésta nos proporcionará todos los motivos necesarios para seguir, incluso en los momentos que estemos más desanimados.

- Hay que encontrar y/o inventar las técnicas de estudio con las cuales nos sentamos más a gusto.

- Estudiar en un espacio cómodo, tranquilo y luminoso (si os interesa este punto, hace pocas semanas le dedicamos una entrada).

- Estudiar en períodos de tiempo intercalados: 45 minutos de estudio y 15 de descanso.

- Elaborar una planificación de estudio flexible: proponer unas horas de estudio semanales e intentar cumplir al final de semana las horas propuestas.

- Comprender lo que estamos estudiando. Entenderlo. Si no entendemos lo que estamos estudiando nos será imposible retenerlo para el examen.

- Ser constantes. No esperar a acercarse la fecha del examen. Estudiar un poquito cada día, si lo hacemos así, estaremos más preparados y sufriremos menos estrés.

Es importante que el día que aprendemos algo nuevo, o terminemos un tema, pasadas unas horas volvamos a repasar dicho contenido, así, cuando días posteriores volvamos a retomar estos temas, nos resultarán familiares.

También hay que diferenciar las metas que nos marcamos para obtener a corto plazo y las que queremos obtener a largo plazo. Por ejemplo, una meta a corto plazo: entregar las actividades del tema 6. La meta a largo plazo: obtener la titulación del curso o aprobar el examen de la convocatoria oficial.

El día antes del examen, repasar lo estudiado, no querer abarcar mucho (los milagros no existen) y sobretodo dormir bien para así levantarse fresco y con energía.

¡Ah! Y el día del examen, ¡no olvidemos tomarnos un buen desayuno!

Profile picture for user CEAC Blog
CEAC Blog