turismo sostenible

El turismo sostenible es el futuro 

Francesc Olalla

27-02-2020

España es uno de los principales destinos turísticos del mundo gracias a sus más de 7.000 kilómetros de costa, sus cerca de 30 estaciones de esquí alpino, nórdico y de esquí indor haciendo un total de varios miles de kilómetros esquiables, sin olvidarnos de todo el patrimonio cultural representados por nuestras tradiciones, iglesias, monasterios y catedrales y a los numerosas museos de todo tipo que podemos encontrar a lo largo de todo nuestro territorio, sin olvidar las rutas practicables por los Parques Nacionales que harán las delicias de todos los aficionados al aire libre.

Todo ello avalado por una infraestructura hotelera que es de las mejores del mundo, gracias a los grandes profesionales que se dedican al sector de servicios, sin olvidarnos de la excelente gastronomía que podemos disfrutar en cualquier punto de nuestro país. 

Sin embargo, ante estos datos, ¿podemos decir que en España tenemos un turismo sostenible? Está fuera de toda duda que nuestro país es un punto eminentemente turístico, lo que quizá no esté tan claro es que estemos mirando al futuro con las miras de sostenibilidad que los tiempos actuales requieren. 

 

Turismo sostenible.

En primer lugar, veamos qué significa y en qué consiste el concepto de turismo sostenible. Según la Organización Mundial del Turismo, organismo vinculado a las Naciones Unidas desde el último cuarto del siglo pasado, el turismo sostenible es el que sigue los principios de sostenibilidad utilizando energías limpias y renovables, minimizando el impacto sobre el medio ambiente y sobre la cultura local, al tiempo que contribuye a general ingresos y empleo para la población local.

A partir de los años 80, la preocupación por el Medio Ambiente se hace presente en prácticamente todos los sectores de la sociedad, extendiéndose, por supuesto al turismo.

 

Algunos de los motivos por los que nace el concepto de turismo sostenible son los siguientes:

  • Muchos centros turísticos especialmente los destinos de costa y de las grandes ciudades, empiezan a percatarse del impacto que algunas actividades turísticas ocasionan en el entorno de las ciudades.

 

  • Coincide esta fecha con el incremento de la sociedad por los temas medioambientales.

 

  • Los visitantes cada vez exigen un nivel de calidad mucho más alto tanto en los productos como en los servicios creándose, por tanto, un incremento de la competitividad en todo el sector relacionado con el turismo y, por ende, un aumento de la profesionalidad de dicho sector.

 

  • En esta época, grupos ecologistas y medioambientalistas empiezan a ejercer presión sobre todos los aspectos de la sociedad que no cumplen los estándares mínimos de sostenibilidad sin escapar de este control las actividades turísticas.

En este marco y con este panorama, en 1992 durante la celebración de la Conferencia Mundial sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo, entre otras muchas recomendaciones, se pusieron las bases que originaron el movimiento mundial en pro de un turismo sostenible.

 

Principios del turismo sostenible:

  • La calidad ambiental debe, cuanto menos, mantenerse si no mejorarse.

 

  • Los recursos naturales y culturales deben blindarse para un disfrute continuado en el presente y en el futuro a la vez que proporcionen los beneficios deseados. 

 

  • El desarrollo turístico debe estar planificado de manera que no suponga ni problemas medioambientales ni socioculturales: se debe preservar la idiosincrasia del lugar.

 

  • Uno de los objetivos es mantener el prestigio del destino y de su comercio procurando la mayor satisfacción posible del visitante.

 

  • Los beneficios del turismo deben revertirse directamente en la sociedad.

 

Beneficios del turismo sostenible:

 

  • Beneficios medioambientales. Se consigue a través de un mínimo impacto ambiental favoreciendo el consumo responsable.

 

  • Beneficios culturales. Potencia la autenticidad sociocultural de las comunidades locales, impulsando la restauración de edificios emblemáticos e históricos. Promueve las manifestaciones culturales y contribuye al entendimiento y tolerancia intercultural a través de las costumbres.

 

  • Beneficios sociales. Integra a las poblaciones locales dentro del círculo turístico a través de actividades que redescubren tradiciones. Reactiva las zonas rurales que de otra manera estarían totalmente despobladas. Mejora las infraestructuras locales y la calidad de vida de los autóctonos 

 

  • Beneficios económicos. Promueve la creación de puestos de trabajo tanto directos como indirectos, reduciendo la pobreza. Estimula la creación de empresas turísticas y de servicios como bares, restaurantes o empresas de actividades. A la vez, potencia la producción y el consumo de productos autóctonos de proximidad.

 

Estos no son más que algunos de los beneficios que se obtienen a través de un turismo sostenible. A pesar del empuje por parte de las Administraciones y de la concienciación de muchos empresarios del sector turístico, así como de la restauración y del ocio, todavía nos queda mucho camino por recorrer y mucha infraestructura que reinventar ya que no hay lugar a dudas de que el futuro está en el turismo sostenible

Profile picture for user Francesc Olalla
Francesc Olalla

Técnico Superior en Restauración. Experto en producto y en producción de cocina transportada. Apasionado por la cocina en todas sus variantes de elaboración y de gestión. 

FP de Grado Superior en Gestión de Alojamientos Turísticos

en FP de Grado Superior / Turismo y Hostelería

Ahora puedes conseguir tu título de FP de Grado Superior en Gestión de Alojamientos Turísticos e iniciar tu carrera en este prometedor sector.

1.400 Horas

Videotutoriales

Prácticas Profesionales

Solicitar información