¿En qué consiste la alimentación macrobiótica?

¿En qué consiste la alimentación macrobiótica?

Noemí Ojeda

29-12-2016

La aplicación de la alimentación macrobiótica a la vida se rige en torno a principios beneficiosos para la salud siguiendo las bases del equilibrio del Ying Yang, y consiste en una adaptación de las tradiciones culinarias llegadas desde el Extremo Oriente, donde los principales pilares son alimentación, medicina y espiritualidad. Aunque el origen de la alimentación macrobiótica no es actual, de hecho, pueden encontrarse algunos principios comunes a estas creencias en gran parte de las cocinas ancestrales del mundo, tanto en las orientales como en las occidentales.

Según la filosofía que rige la alimentación macrobiótica se considera que el proceso de asimilación de los alimentos consiste en un mecanismo de descomposición tras la digestión, por ello, se considera que las sustancias ingeridas se digieren y descomponen hasta su extracción en elementos moleculares que serán introducidos en la sangre. Esta, a su vez, alimentará a todas las células del organismo, y, gracias a este proceso, los alimentos en desequilibrio necesitarán un mayor esfuerzo durante la digestión y descomposición, causando fatiga y originando enfermedades.

Por tanto, la alimentación macrobiótica pretende realizar un movimiento de toma de conciencia de los fenómenos corporales para promover un estado óptimo de alud a través del consumo de alimentos equilibrados en su propia filosofía vital. En su primer conocimiento, la alimentación macrobiótica fue traída a Europa desde Japón durante los años treinta por George Ohsawa nacido en Tokio en 1893 y que padeció tuberculosis durante su adolescencia sanando a través del método natural del doctor Sagen Ishizuka, médico que le inspiró para formarse como filósofo y padre de la alimentación macrobiótica.

Tanto éxito tuvo Ohsawa gracias al "Principio Único", o principio último del funcionamiento del universo, principio que bautizaría como "monismo polarizable”, en el que las dos fuerzas Ying Yan son la manifestación del Uno y se encuentran buscando continuamente el equilibrio, con el fin de recrear una unidad. Capaz fue, incluso, de llevar las enseñanzas de su teoría de la alimentación macrobiótica a América allá por los años cincuenta, donde conoció a los que se convertirían en sus pupilos Herman Aihara, Cornelia Aihara, Tomio Kikuchi, Michio Kushi y Aveline Kushi y posteriormente los alumnos de éstos, encargados de difundir los principios que Oshawa comenzó.

Entre sus enseñanzas, podemos resumir que, según Ohsawa, el equilibrio buscado en el cuerpo humano sería de “cinco Yin por un Yang” (5/1), donde esta peculiar relación sería una paradoja comparada con la presencia de sodio y potasio en la sangre, por tanto, el principio de una buena alimentación será, el de consumir alimentos en dicha proporción para conseguir alcanzar que sean asimilables en el contexto del cuerpo humano.

Una de las principales cuestiones más determinantes la alimentación macrobiótica es la afirmación de que “la calidad de la alimentación determina la calidad de la forma de vida”. Por tanto y para alcanzar este hecho, Ohsawa defendía el concepto de vivere parvo, que quiere decir, "vivir de forma pobre" o "vivir sólo con lo necesario”.

Esta afirmación basada en la humildad y, probablemente influenciada por los orígenes del filósofo y su preocupación por la sostenibilidad y austeridad en un contexto global, le hicieron establecer una serie de principios básicos como:

  • Comer sólo cuando se tiene hambre y sólo la cantidad necesaria, siendo consciente de que, tal margen de eso, el resto son excesos, aunque sean bien placenteros y a menudo ciertamente necesarios.

  • Tomar alimentos provenientes del medio en el que se vive y en su temporada, contribuyendo de este modo al equilibrio natural con la propia madre naturaleza.

  • Evitar tomar demasiadas cosas extremadamente “Yin"

  • Tomar alimentos lo menos manipulados posible, potenciando los alimentos integrales, sin abonos ni productos químicos, etc., aunque puedan ser manipulados posteriormente en la cocina antes de ser ingeridos.

  • Masticar concienzudamente cada bocado, aquí sufre la influencia de Gandhi cuando dijo que "se deben masticar las bebidas y se deben beber los alimentos”, aprovechando el tiempo de la comida para discernir en el por qué se come.

Llegando al punto de análisis nutricional, podemos descubrir que la alimentación macrobiótica se basa en el consumo de cereales integrales, potenciando el consumo de vegetales y frutas de temporada sin huir del consumo animal, pues no se trata de un régimen de comidas vegetariano, favoreciendo el nuevo consumo de “alimentos especiales” como algas, derivados de alimentos como la soja o el miso y con una fuerte presencia de consumo de té, especialmente verde.

Finalmente, la alimentación macrobiótica suele relacionarse con una dieta de potencial curativo, sin embargo, no debemos olvidar que Georges Oshawa defendió el uso de la alimentación macrobiótica de forma prolongada en su llamado “régimen clásico o estándar” con el fin de cambiar la concepción dietética del mundo al que iba dirigida su concepción de la alimentación macrobiótica.

Revisando la pauta macrobiótica, sus recomendaciones son muy similares a las del resto de culturas tradicionales del mundo, aunque, llevadas a cabo de forma extremas, los expertos nutricionistas concluimos en que pueden llegar a causar daños a algunos individuos en situaciones especiales ya que puede verse afectada la ingesta y absorción de ciertos tipos de vitaminas y minerales pudiendo causar déficit o malnutrición.

Por lo tanto, en conclusión, no es recomendable el seguimiento de una dieta macrobiótica en detrimento de una dieta mediterránea equilibrada y revisada por un experto para obtener la cantidad de proteínas, vitaminas, sales minerales y demás nutrientes necesarios para alcanzar un estado óptimo de salud.

Curso relacionado: Dietética

Profile picture for user Noemí Ojeda
Noemí Ojeda

Diplomada en Nutrición Humana y Dietética por la Universidad Pablo de Olavide (Sevilla). Master en Profesorado de Educación Secundaria Obligatoria, Bachillerato, Ciclos Formativos e Idiomas por la Universidad de Sevilla. Especialista en Tratamiento dietético del sobrepeso y la obesidad por la Universidad de Barcelona. Profesora del curso de Técnico en Nutrición y Dietética."