Energía solar en casa, camino del autoconsumo

Energía solar en casa, camino del autoconsumo

Emiliano Soneira

28-01-2016

El Sol, fuente de vida y origen de las demás formas de energía que el hombre ha utilizado desde los albores de la historia, puede satisfacer todas nuestras necesidades, si aprendemos cómo aprovechar de forma racional la luz (radiación electromagnética) que continuamente ofrece sobre el planeta y cómo aplicar la energía solar en casa. Está activo desde hace unos cinco mil millones de años, y se calcula que todavía está por llegar a su mediana edad.

La energía solar es un uno de los tipos de energía conocidas como renovable. La radiación solar que alcanza la Tierra ha sido aprovechada por el ser humano desde la antigüedad. El sol, fuente de vida

La Tierra recibe alrededor de 275 millones de giga vatios-años (275 x 1015 vatios) de radiación solar a la atmósfera superior cada año, lo que significa un total de 8.2 millones de quads (1 quad es igual a 1.055 × 1018 Julios) de energía al año (actualmente la humanidad consume 400 quads cada año). En otras palabras, cada día que pasa la Tierra recibe 56 veces la energía que la humanidad consume en un año. Dicho de otra forma que sorprende aún más, durante el presente año, el Sol enviará sobre la Tierra cuatro mil veces más energía de la que vamos a consumir todos la humanidad.

Expuestos estos datos resulta evidente que es poco sensato no intentar aprovechar por todos los medios técnicamente posibles, esta fuente de energía limpia y gratuita, limpia e inagotable que nos ofrece nuestro Sol. Con el plus de que su uso puede liberar a la humanidad definitivamente de la dependencia del petróleo, de otras alternativas energéticas poco seguras, contaminantes o, simplemente, agotables.

Actualmente, se ha identificado que la energía solar puede aprovecharse de dos formas distintas que se clasifican en "activas" (instalación de paneles fotovoltaicos, instalación de colectores térmicos) o "pasivas" (construcciones sostenibles) dependiendo de la forma en que capturan, convierten y distribuyen la energía obtenida del Sol.

España, por su privilegiada situación y climatología, se ve particularmente favorecida respecto al resto de los países de Europa, ya que sobre cada metro cuadrado de su suelo inciden al año unos 1.500 kilovatios-hora de energía radiante.

Es preciso, no obstante, señalar que existen algunos problemas que debemos afrontar y superar. En la actualidad, la principal dificultad que parece tener la energía obtenida del Sol es la ejecución de políticas avanzadas. También cabe destacar que esta energía está sometida a continuas fluctuaciones y a variaciones más o menos bruscas, por ejemplo, la radiación solar es de menor intensidad y exposición en invierno, precisamente cuando más la solemos necesitar.

Así, podemos distinguir para su uso en el hogar entre energía solar térmica y energía solar fotovoltaica:

 

Energía solar en casa: térmica 

Con acumuladores de agua, un intercambiador de calor y uno o varios colectores, se puede aprovechar la radiación solar para generar calor con la denominada energía solar térmica de baja temperatura. Energia solar en casa

El colector consiste en una superficie que expuesta a la radiación solar posibilita absorber el calor y transmitirlo a un fluido. En función de la temperatura que se quiera obtener se necesitará un determinado tipo de colectores y el empleo del calor será para una función diferente. La energía térmica de baja temperatura se aprovecha fundamentalmente para calentar el agua, estando al servicio de los usuarios de edificios y viviendas, mediante la instalación de paneles solares.

El agua caliente se puede utilizar para consumo doméstico, uso industrial, para calefacción en la vivienda o centros mayores como colegios y hoteles. También puede servir para climatizar piscinas y permitir el baño durante todo el año. Pero el uso más aceptado de la energía solar térmica sigue siendo la generación de agua caliente sanitaria, seguido de su empleo para calefacción.

No solo la energía solar en casa, algunas empresas utilizan el uso térmico de esta en el desarrollo de la agricultura, siendo éste un campo a desarrollar.

 

Energía solar en casa: fotovoltaica 

Por otro lado, la energía fotovoltaica funciona ligeramente diferente. Las células solares hechas con obleas finas de silicio, arseniuro de galio u otro material semiconductor en estado cristalino, convierten la radiación en electricidad de forma directa. Ahora se dispone de células con eficiencias de conversión superiores al 30%. Por medio de la conexión de muchas de estas células en módulos, el coste de la electricidad fotovoltaica se ha reducido mucho con lo que la energía solar en casa resultará ventajosa.

energia solar en casaUn proyecto futurista propuesto para producir esta energía fotovoltaica a gran escala sugiere situar módulos solares en órbita alrededor de la Tierra. En ellos la energía concentrada de la luz solar se convertiría en microondas que se emitirían hacia antenas terrestres para su conversión en energía eléctrica. Para producir tanta potencia como cinco plantas grandes de energía nuclear (de mil millones de vatios cada una), tendrían que ser ensamblados en órbita varios kilómetros cuadrados de colectores, con un peso de más de 4000 toneladas; se necesitaría una antena en tierra de 8 m de diámetro.

Sin duda esta energía renovable puede contribuir de manera significativa a afrontar los retos actuales en materia energética y cambio climático entre los que cabe destacar una creciente necesidad de los países de reducir sus emisiones contaminantes y obtener una mayor independencia energética y abaratar los costes.

¿Crees que disponer de la energía solar en casa es una posibilidad de presente, de medio o de largo plazo? ¡Desde aquí apostamos para que el plazo sea lo más corto posible!!

Si estás interesado en conocer más en detalle y aprender conocimientos sobre sistemas de energía limpia visita nuestro curso de Instalaciones de Energía Solar

Profile picture for user Emiliano Soneira
Emiliano Soneira

Técnico superior en instalaciones eléctricas, estudios de ingeniería especializado en obras públicas. Su experiencia le acredita como experto en instalaciones eléctricas, automáticas y sistemas de seguridad, eficiencia energética y energías renovables.