¿Es fácil ser emprendedor?

¿Es fácil ser emprendedor?

Carlos Guillén Burguillos

26-10-2017

Antes de emprender un negocio tenemos que tener en cuenta las siguientes condiciones:

Mentalidad

Lo primero con lo que tiene que contar un buen emprendedor es con la mentalidad necesaria para tirar adelante un proyecto empresarial. Por supuesto que no vale todo el mundo para esto, y tiene mucho que ver la forma de ser de cada uno. Una persona que huye de los problemas y que no quiere ningún tipo de responsabilidad en su vida está claro que no puede ser una persona emprendedora. Y con esto no quiere decir que hay que ser un amante del riesgo, ni mucho menos. Pero como mínimo hay  que estar dispuesto a afrontar los problemas que puedan surgir.

Cabe decir que la mentalidad en general de nuestra sociedad no es la más preparada en este sentido. En general hay instalado el miedo al fracaso. Cuando una persona emprende y no sale del todo bien, intenta ocultarlo para que nadie se entere. Si lo pone en conocimiento de reclutadores de personal, es posible que lo descarten porque fracasó. Por suerte o por desgracia, en el mundo anglosajón no toman el mismo camino. Cuando alguien emprende y no le salen bien las cosas, se considera un fallo, no un fracaso. Realmente la palabra fracaso no tiene traducción a la lengua inglesa en su sentido literal como lo conocemos nosotros. Ellos hablan de que la persona que se equivoca, que comete un fallo (fail en inglés), ha aprendido del error y seguro que sabe más que el que no lo ha intentado. En Estados Unidos, por ejemplo, los emprendedores que han cerrado su propio negocio se permiten el lujo de detallar en el curriculum vitae los motivos de los fallos que cometieron.

Experiencia

Es evidente que la experiencia es un grado, y en el mundo de la creación de empresas es indispensable. Aún recuerdo cuando monté mi primer negocio con un amigo en el mundo de la hostelería que el gestor que queríamos contratar nos dijo que estábamos locos,porque montar una cafetería sin haber servido nunca antes un café estaba abocado al fracaso. Y bien es cierto que con el tiempo tengo que darle la razón en parte. Por suerte las cosas han ido bien hasta el momento, pero visto con perspectiva, hay que reconocer que al principio nos resultó muy complicado salir adelante.

Si alguien quiere montar una peluquería, es recomendable que previamente haya trabajado en una peluquería durante un tiempo. Si la monta alguien que acaba de salir de una academia de peluqueros, probablemente se equivoque en algunas decisiones. Aunque, también hay que decirlo, que la mejor manera de aprender es cometiendo errores.

Sector

Cada sector es un mundo, así que antes de montar un negocio es mejor tener en cuenta todas las ventajas y desventajas. Hay que hacer un estudio sobre la evolución del sector, la competencia, los tipos de clientes, las tendencias… Hubo un tiempo en que muchos se aventuraron a montar una tienda de cigarrillos electrónicos, pero algunos de ellos no cayeron en que se trataba de un sector muy temporal, que venía para crecer y decrecer de forma muy rápida.

Si lo que queremos es montar una juguetería, tenemos que tener en cuenta que hay que ofrecer algo diferente a lo que se ofrece en Internet, por ejemplo. En este caso hay que valorar la tendencia que está siguiendo el mercado en los últimos tiempos y prever hacia dónde se dirige.

Entorno del emprendedor

Así como hemos comentado que la mentalidad es muy importante, no es despreciable para nada contar con un entorno favorable en este sentido. Si las personas que nos rodean, especialmente familia y amigos, no nos echan una mano, es complicado salir adelante. La situación familiar especialmente es muy importante tenerla en cuenta para aventurarse en un negocio empresarial.

Burocracia

Qué pena me da hablar de este punto. Vivimos en uno de los países del mundo en que es más complicado constituir una empresa. En pleno siglo XXI es prácticamente imposible constituir una empresa por Internet, hecho que en muchos otros países no ocurre. Cuando a mis alumnos de proyecto empresarial les doy la pauta de todos los puntos que hay que tener en cuenta para constituir una empresa salen corriendo al ver la complejidad del proceso. Es una larga carrera de obstáculos en la cual tendremos que superar disposiciones, formularios, documentación que te exigen y que en principio no hacía falta, contradicciones…

Aún recuerdo que una vez fui a solicitar la rebaja económica de la licencia de apertura por una subvención que concedían a emprendedores jóvenes. Pues bien, resulta que para solicitarla tenías que estar registrado en el paro, pero la tenías que pedir a la vez que solicitabas la licencia, y para este trámite tenías que estar ya dado de alta como autónomo. Les planteé que si me daba de alta de autónomo ya no podía solicitar la rebaja. Resulta que tal y como estaba redactado era imposible que concedieran a nadie la rebaja. Al final hicimos un apaño. Por otro lado, en aquel entonces yo tenía 30 años y en la disposición publicaron que la rebaja se concedía a las personas de hasta 30 años, pero en el momento de solicitarla me la denegaron porque decían que era para menores 30 años. Posteriormente tuve que reclamar y me dieron la razón. Y esto es solo una anécdota. Realmente, se podrían escribir libros enteros para explicar todos los laberintos que tiene que resolver un emprendedor para constituir una empresa en nuestro país.

Inversión

Y, por último, la que todo el mundo esperaba. Necesitamos dinero para ser emprendedores. En unas ocasiones más que en otras, pero no podemos aventurarnos sin tener ninguna reserva. Aunque se trate de un dropshiping, tenemos que guardar dinero por si la cosa no va bien que al menos podamos vivir sin ingresos durante un tiempo.

Actualmente nacen muchas empresas sin prácticamente inversión, porque se trata de empresas tecnológicas que nacen en Internet y allí se alojan a un bajo coste (lo hacen desde casa con un simple ordenador). Pero también hay que tener en cuenta que otro tipo de empresas requieren cientos de miles de euros para poder abrir la persiana.

¿Crees que reúnes los requisitos más importantes para ser un buen emprendedor? Si la respuesta es afirmativa, puedes relajarte que lo tendrás más fácil para montar tu propia empresa.

Montar un negocio no resulta fácil. La mayoría de ellos tienen que cerrar en el primer año. Y a esto hay que añadir que poca gente se atreve a ser emprendedor. Dicen que el emprendedor nace más que se hace, pero bien es cierto que aunque no nazca con todas las características que marcan los patrones de un emprendedor, se puede llegar a ser si tenemos el dinero suficiente, un buen entorno, experiencia y la mentalidad necesaria.

Curso relacionado: FP de Grado Superior en Administración y Finanzas

Profile picture for user Carlos Guillén Burguillos
Carlos Guillén Burguillos

Licenciado en ADE y en Economía. Máster en Educación y TIC. Profesor del área de empresa en varios centros. Impulsor de nuevos negocios. Apasionado del deporte, la música y la lectura.