¿Es la quinoa el alimento del futuro?

¿Es la quinoa el alimento del futuro?

Noemí Ojeda

07-06-2017

¿Cuál es su origen?, ¿cómo ha llegado hasta nuestra mesa en los últimos tiempos?, ¿es un súper alimento tal y como se dice actualmente? Estas y muchas más son algunas de las preguntas más frecuentes acerca de este grano que recientemente se ha hecho un hueco en nuestras despensas y que nos hemos acostumbrado a consumir con la frecuencia de cualquier legumbre o cereal.

Procedente de Latinoamérica ha llegado hasta Europa para hacerse hueco en nuestras mesas de casa y en nuestros restaurantes favoritos aportándonos un sinfín de nutrientes de buen valor biológico. En realidad no se dice quinoa, sino quinua, aunque la mayoría de los organismos internaciones relacionados con la alimentación y los consumidores hemos adaptado su nombre al que conocemos.

La quinua, o quinoa, es un grano madre que, por características nutricionales, bien podría estar considerado dentro del grupo de alimentos de los cereales (rica en hidratos de carbono), pero que, de momento, y para ser objetivamente fieles a su peculiar composición, le daremos un tratamiento específico, ya que, en realidad, no se ajusta a la perfección dentro de los grupos tradicionales.

Pero, a fin de cuentas… ¿qué es la quinoa?

La quinoa es una semilla de la familia Chenopodioideae, familia de las amarantáceas. Esta planta de carácter anual, puede llegar a alcanzar una altura de 1 a 3 m. Dicha planta tiene hojas alternas, anchas y de diferentes formas, un tallo central ramificado, y flores pequeñas que carecen de pétalos. Las semillas de dicha planta son nuestro conocido pseudocereal.

¿De dónde viene?

La quinoa es originaria de los Andes. Su cultivo se realiza desde Colombia hasta el norte de Argentina y el sur de Chile, en el marco de un clima de montaña y selva tropical durante casi todo el año. Aunque dicho cultivo se conoce desde épocas milenarias, es a partir del pasado año 2014, cuando la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, (FAO), declara dicho año como Año de la Quinoa, cuando este alimento toma tal relevancia, que actualmente se encuentra presente en más de 70 países con, aproximadamente, 80.000 hectáreas dedicadas a su cultivo.

Una composición excelente:

Dentro de sus beneficios, la quinoa destaca por sus proteínas. Según la FAO, dependiendo de la variedad consumida, la quinoa puede llegar a tener entre un 10 y un 17% de proteínas que destacan por su calidad biológica, ya que cuenta con 8 de los 10 aminoácidos esenciales para nuestro organismo.

Además, se trata de un alimento muy rico en fibra.  En su porción comestible seca, la quinoa alcanza hasta 16g de fibra dietética, un 64% de la ración diaria recomendada para un adulto sano.

Pese a que la quinoa es más grasa que el resto de los cereales si la comparamos, su perfil lipídico es más saludable ya que más del 50% de dichas grasas son poliinsaturadas (ácidos grasos linoleico –omega 6-, y ácidos grasos linolénico –omega3-)

Es fuente de hierro, magnesio y zinc. Aunque la presencia de estos y otros minerales hace que algunas vitaminas del grupo B puedan verse afectadas por la presencia de oxalatos y saponinas (sustancias captadoras de micronutrientes muy comunes en los alimentos de origen vegetal). Éstas suelen ser sustraídas en su procesado, eliminando también el posible sabor amargo que le confieren, aunque siempre se recomienda su enjuagado previa cocción para evitar que están sustancias se queden adheridas al grano.

Sus características nutricionales anteriormente descritas y su perfil saludable la catalogan comúnmente como súper alimento, pero, ¿qué hay de cierto en ello?

¿Es la quinoa un súper alimento?

Por regla general, no deberíamos considerar la quinoa un súper alimento, ya que, a pesar de sus múltiples beneficios, no podríamos vincular su consumo a una mejora frente a enfermedades como la diabetes, el cáncer o la hipertensión, cualidades principales para la declaración de ésta como tal; sin embargo, sí que podemos indicar que un consumo regular de quinoa nos aporta un perfil de nutrientes completo y equilibrado que contribuirá a que nuestra alimentación sea de una mejor calidad y a que tengamos presentes en nuestra dieta macro y micro nutrientes esenciales para nuestro desarrollo y mantenimiento de estructuras.

No obstante, además de ello, una de las ventajas principales que tiene este grano es que no tiene gluten, por lo tanto es apto para dietas celíacas donde los cereales y los alimentos ricos en hidratos de carbono suelen verse afectados en el consumo de la persona celíaca debido a su contenido en gluten de la mayoría de ellos.

El contexto de cualquier recomendación dietética siempre es una alimentación equilibrada englobada a su vez en un hábito saludable donde predomine el ejercicio, la alimentación saludable, el descanso y una actitud positiva. Ingredientes clave para lograr el mejor estado de salud posible.

Curso relacionado: FP Técnico Superior en Dietética

Profile picture for user Noemí Ojeda
Noemí Ojeda

Diplomada en Nutrición Humana y Dietética por la Universidad Pablo de Olavide (Sevilla). Master en Profesorado de Educación Secundaria Obligatoria, Bachillerato, Ciclos Formativos e Idiomas por la Universidad de Sevilla. Especialista en Tratamiento dietético del sobrepeso y la obesidad por la Universidad de Barcelona. Profesora del curso de Técnico en Nutrición y Dietética."