¿Es segura la tracción total?

¿Es segura la tracción total?

Ricardo Romero

04-05-2017

Actualmente, muchos son los fabricantes que ofrecen la opción de tracción integral en sus vehículos, aunque existe una gran tendencia a optimizar los beneficios de dicha transmisión con sistemas capaces de “convertir” un vehículo de tracción, inicialmente simple, en integral cuando así lo requiere la conducción o las condiciones del firme. Son sistemas 4x4 conectables automáticos, que se benefician de las cualidades de la tracción permanente en ciertas ocasiones, y de la disminución de consumo cuando el coche retorna a la tracción simple. Vamos a ver un poco más detenidamente este tipo de tracción.

Definición de tracción total

La tracción total es uno de los sistemas de tracción a las cuatro ruedas o 4x4. La característica principal de la tracción total o integral es que las ruedas de estos coches traccionan permanentemente. Y lo hacen al margen de la voluntad del conductor –como ocurre en los todoterrenos con reductora, donde el conductor decide si conecta o no la tracción 4x4- o de cualquier sistema automático –del tipo 4MOTION o X-drive, que insertan de manera autónoma la tracción total cuando las condiciones de conducción lo requieren-. El vehículo con tracción integral circula todo el tiempo con tracción en sus cuatro ruedas. Las ventajas son más que evidentes respecto a un vehículo de tracción simple 4x2: rodando en condiciones severas (lluvia, nieve, placas de hielo…) el hecho de tener tracción en todas las ruedas proporciona la seguridad que un vehículo convencional no puede ofrecer. Además, la circulación en curva se torna más segura debido al mejor agarre de todas sus ruedas al firme. Sin embargo también tiene algunos inconvenientes, como todo en esta vida. Incorporar tracción total a un vehículo supone un considerable incremento de peso, con el consiguiente aumento de consumo de combustible. Otro inconveniente que puede resultar incómodo para ciertos bolsillos es que la tracción total encarece el precio final del coche.

Tipos de tracción total

Los vehículos con tracción a las 4 ruedas se dividen en dos categorías: Tracción total opcional que tienen tracción permanente sólo en las ruedas posteriores, no tienen diferencial central y la tracción delantera se engancha con una palanca, quedando bloqueada. Esto quiere decir que permanentemente las 4 ruedas giran a la misma velocidad. Este tipo de tracción se utiliza más en todoterrenos (offroad). Y la tracción total permanente que el sistema consiste en un diferencial central que distribuye la tracción a las 4 ruedas y puede tener un control de embrague viscoso que transmite más tracción a uno de los ejes cuando el otro pierde adherencia. Este tipo de tracción se usa más en turismos que circulan por carreteras que por caminos (offroad). La gran diferencia entre los vehículos de tracción permanente y los enganchables es que estos últimos no se pueden mantener en carretera con tracción en las 4 ruedas porque se calientan. Sólo debe usarse cuando las condiciones del camino lo exigen. Los permanentes están diseñados para funcionar todo el tiempo y, si bien la distribución de tracción puede variar de acuerdo al terreno, nunca se desenganchan.

Tracción total permanente

La tracción total permanente más utilizada en los turismos, tiene la particularidad de utilizar un diferencial central, este diferencial es independiente del diferencial que tiene cada uno de los ejes (delantero y trasero).  El diferencial que se aplica al eje delantero es convencional y sufre los inconvenientes que tiene este tipo de diferenciales, que son la pérdida de tracción en el eje cuando una de las ruedas entra en una zona de suelo deslizante. El eje trasero cuenta con un diferencial de bloqueo manual es decir no es "autoblocante". Esto nos sirve para que en caso de que una rueda entre en una zona de suelo deslizante, tenemos la posibilidad de bloquear el diferencial para suprimir precisamente el efecto "diferencial" y convertir el eje trasero en un eje rígido que reparte el par de tracción a las ruedas por igual.
El accionamiento del bloqueo puede ser mecánico ("manual" mediante palanca-cable), eléctrico e incluso neumático. El funcionamiento de este sistema (también llamado diferencial bloqueable o controlado) consiste en enclavar uno de los planetarios a la corona del grupo piñón-corona, haciéndolo solidario con ella por medio del acoplamiento de un manguito de enclavamiento que está unido por un estriado al palier que se une al planetario. De esta forma, al accionar el enclavamiento, se obliga a este planetario a girar solidario con la corona, con lo cual el otro planetario no puede adelantarse ni atrasarse, quedando anulado el sistema diferencial y quedando el eje trasero como un eje rígido que hace girar a la misma velocidad a las dos ruedas.
Se utiliza en los vehículos con tracción total, en todoterrenos, en vehículos industriales y agrícolas. Este tipo de bloqueo solamente puede utilizarse a bajas velocidades y en terreno con poca adherencia. En caso contrario la transmisión se resiente pudiendo incluso llegar a la rotura de algún palier.

En caso de que alguna rueda tenga un deslizamiento excesivo en aceleración, dicho control de tracción, la frena. De esa manera, aumenta la fuerza que pueden hacer las ruedas que tienen más agarre. ¿Qué otras ventajas sabes sobre la tracción total?

Curso relacionado: Electromecánica de Vehículos Automóviles

Profile picture for user Ricardo Romero
Ricardo Romero

Ingeniero Técnico Industrial especializado Electrónica Industrial. Técnico Superior de Electromecánica de Vehículos y técnico Hardware/Software de Sistemas Informáticos.