Estética dental y buenos hábitos

Estética dental y buenos hábitos

Jose Carlos Saz

14-12-2015

¿Quieres saber cómo conseguir una estética dental perfecta? ¿Cómo tener unos dientes blancos y perfectos? ¿Sabes los trucos de los dentistas para tener un buen cuidado de los dientes y una buena higiene dental? 

En este post os voy a hablar sobre la estética dental y buenos hábitos en el cuidado de nuestros dientes. Si no somos conscientes de la necesidad del cuidado de nuestros dientes, nunca podremos adquirir los hábitos correctos de forma sencilla. Es mucho más fácil dedicar breves espacios de tiempo a este tipo de higiene, que reparar con medicamentos otros dolores provocados por nuestra boca.

Si desde la infancia los más pequeños de la casa cuidan su boca, será más sencillo y menos costoso reparar aquellos problemas que después pueden sufrir a lo largo de los años. Para ello tenemos que acostumbrarles a unos hábitos que sin duda serán muy eficaces y beneficiosos para ellos. Según recientes estudios sobre hábitos bucodentales en niños llevado a cabo por la Universidad de Murcia, sólo el 60% de los niños se cepilla los dientes tres veces al día. Tan sólo un 10% de los niños entre 6 y 12 años se cepillan los dientes a diario y un 60.6% de los pequeños se cepillan los dientes antes de irse a dormir.

Todavía hay un porcentaje muy alto de niños que no lo hacen y hay que recordar que cuando dormimos se genera menos cantidad de saliva en la boca y permite la proliferación de bacterias que no pueden ser eliminadas.

Otros datos importantes son que el 59.2% de los niños se cepillan los dientes después del desayuno y el 66.4% lo hace después de comer.

Así, el 12.7% de los niños tiene alguna pieza dental picada y el 42.7% toma dulces de manera muy preocupante con la complicidad de sus padres.

Está demostrado que si desde pequeños los padres enseñan a los niños a cepillarse los dientes tres veces al día, a utilizar correctamente el hilo dental y a mantener en el tiempo estos hábitos de higiene bucodentales saludables, el número de enfermedades y dolencias en la boca es significativamente menor.

Ahora  que ya  tenemos claro que una buen cuidado de los dientes, debe empezar desde niños, adquiriendo un hábito saludable en su higiene. Os quiero comentar los factores que afectan a la salud de nuestros dientes de forma directa.

 

La alimentación influye en la salud de nuestros dientes y, en algunos casos concretos, en el esmalte dental, que es la capa que rodea y protege la superficie del diente. De sobra es sabido que el café provoca manchas y que los dulces favorecen la aparición de caries.

Pero existen más enemigos del esmalte, como:

1. Tabaco

El tabaco daña los dientes y las encías, además de manchar los dientes y oscurecer el esmalte por culpa de la nicotina.

2. Zumos de cítricos

Los cítricos son buenos gracias a su aporte de nutrientes como vitaminas C y D. Aun así, consumidos en exceso pueden resultar perjudiciales al erosionar el esmalte, especialmente algunos ejemplos como el limón o el pomelo.

3. Vinagre

Al ser excesivamente ácido puede repercutir en el desgaste dental.

4. Té y café 

Además de favorecer las manchas en los dientes, pueden destruir la molécula “hidroxihapatita” que interviene en la estratificación del esmalte.

5. Kétchup

Debido a su contenido en vinagre y en ácido acético conviene no abusar ya que puede dañar el esmalte.

6. Palomitas de maíz & patatas fritas

Productos demasiado ricos en hidratos y azúcares que, de fermentar, producen ácido láctico que deteriora el esmalte. Conviene lavarse los dientes justo después de comerlos.

7. Pasta & pan

También contienen ácido láctico. Por ello debemos lavarnos los dientes después de comerlos.

8. Chicles

Mascar chicle no ayuda al esmalte ya que al pegarse a la superficie producen bacterias que generan ácido que erosiona el esmalte y favorece la aparición de caries.

9. Hielo

Masticar hielo puede provocar, debido a su dureza, fisuras o roturas en los dientes.

10. Cepillos duros 

Una buena higiene dental incluye el uso de un cepillo adecuado. Debemos evitar los cepillos demasiado duros ya que pueden desgastar el esmalte e incluso dañar las encías.

Para combatir a todos estos posibles enemigos de nuestro esmalte o estética dental, es fundamental que vigilemos nuestros hábitos y que cuidemos la higiene dental.

Para ello es importante cepillarnos tras cada comida, usar hilo dental sin dañar las encías y visitar al dentista al menos dos veces al año.

 

Existen  alimentos muy útiles para prevenir la caries, como:

Frutas

De entre las frutas, las mejores son las manzanas ya que al masticarlas su acción se asemeja a la de cepillarnos los dientes, además de sus virtudes saludables. Después de consumir frutas muy dulces o pegajosas (plátano, uvas...) es preferible lavarse siempre los dientes.

Verduras

Al igual que sucede con las frutas, las verduras son muy útiles contra la caries. Aunque todas sirven, algunas de las mejores son la zanahoria y el apio.

Queso

El queso tiene la capacidad de neutralizar la formación de ácidos (que deterioran el esmalte). Por ello es ideal consumirlo como postre o último alimento. 

 

Sabemos que hay 10 falsos mitos de la salud bucodental, que me gustaría comentaros: 

1. La higiene dental no guarda relación con enfermedades crónicas

Falso. Las dolencias bucodentales comparten los mismos factores de riesgo que las cuatro principales enfermedades crónicas: cardiovasculares, cáncer, enfermedades respiratorias y diabetes, al verse favorecidas por malas dietas, tabaquismo y consumo de alcohol.

2. Los cepillos duros y los enjuagues fuertes limpian mejor nuestra boca

Para nada. Se puede conseguir un cepillado absolutamente eficaz con cepillos de consistencia media o suave y, además, evitar así el desgaste del esmalte producido por los cepillos de cerdas duras. Y los enjuagues fuertes o con mucho alcohol, además de no ser mejores, pueden producir sequedad en los tejidos.

3. El mal aliento es crónico

No. La mayor parte de los casos de halitosis desparecen con una correcta higiene dental, cepillándose dientes, encías y lengua tras cada comida y usando el hilo. También se pueden evitar alimentos como el ajo y la cebolla que favorecen la aparición de halitosis.

4. La alimentación no está relacionada con la salud bucodental

Sí lo está. Y mucho. Una correcta alimentación influye directamente en nuestra salud dental. Debemos evitar los azúcares. Se recomienda la leche y sus derivados tras las comidas así como el té verde, rico en antioxidantes y flúor. Además, alimentos como zanahorias, manzana o apio contienen sustancias que ayudan a limpiar los dientes.

5. Durante el embarazo no debo ir al dentista 

Al revés. El embarazo conlleva una serie de cambios orgánicos que pueden repercutir en la cavidad bucal provocando un mayor riesgo de caries o enfermedades en las encías.

6. Comer chicle sustituye al cepillado

Es cierto que el chicle favorece la secreción salival que se reduce tras las comidas, restableciendo el equilibrio ácido. Aun así, el cepillado con dentífrico y el uso de hilo dental es imprescindible para una limpieza correcta y completa. 

7. Los deportistas tiene menor riesgo de lesiones bucodentales

No. Las lesiones bucodentales son más comunes en los deportistas ya que la probabilidad de sufrir traumatismos, el riesgo de caries y el desgaste dental es mayor en ellos debido a la deshidratación y la ingesta de productos ricos en glucosa.

8. Las limpiezas dentales estropean el esmalte

La limpieza es la mejor manera de prevenir enfermedades y evitar la pérdida de dientes. Los dentistas utilizan para llevarla a cabo aparatos específicos que rompen el sarro sin afectar en absoluto al esmalte. En otras palabras, sí ayudan a mejorar la estética dental.

9. Los implantes pueden sufrir alergia o rechazo

El titanio, utilizado para los implantes bucodentales, posee una excelente biocompatibilidad con nuestro organismo. Cuando no se consigue la osteointegración necesaria suele deberse a problemas técnicos durante la cirugía o a problemas del paciente.

10. Beber agua no es importante para la salud bucodental 

La generación de saliva tiene con objetivo proteger nuestros dientes de bacterias. Por ello, es fundamental beber mucha agua para que nuestras glándulas produzcan más saliva.

 

Existen  5 trucos del dentista para el blanqueamiento dental, que son  

1. Bicarbonato de Sodio

Es el remedio más conocido de todos, debes unificar un poco de bicarbonato de Sodio con agua y formar una pasta para cepillarte los dientes, es recomendable hacerlo solo una vez a la semana. Puesto que puedes llegar a dañar la parte externa del diente, es decir, el esmalte.

2. Limón

También puedes frotar un gajo de limón en tus dientes, al contener ácido cítrico ayuda a eliminar bacterias, puedes hacerlo una vez por semana.

3. Cascara de banano

Contiene ácido salicílico y ácido cítrico, una combinación perfecta  para limpiar el esmalte de los dientes.

4. Higiene bucal

Utilizar pasta de dientes con flúor, así como hilo dental y liquido de enjuague bucal.

5. No beber bebidas que dañan al esmalte como:

Té, Coca-Cola, vino, café.

 

La pregunta que os planteo en este post, es la siguiente:

¿Tenéis consciencia de la importancia de conservar unos dientes sanos y mantener una estética dental?

¿Estáis dispuestos a llevar o adquirir buenos hábitos en el cuidado de los dientes?

Si siempre te has sentido interesado/a por la salud dental o los cuidados dentales, puedes formarte con el ciclo de Grado Superior de Higiene Bucodental

 

Profile picture for user Jose Carlos Saz
Jose Carlos Saz

Diplomado en Enfermería por la Universidad Autónoma de Barcelona(UAB), Diplomatura de Postgrado en Enfermería Psiquiátrica y Salud Mental en UB, Diplomatura de  Postgrado en Psicogeriatría en UAB , Enfermero Especialista en Salud Mental otorgado por Ministerio de Educación, Profesor de CEAC en el área de Salud.