Mostrar más resultados

Cómo redactar una memoria de prácticas de FP

Cómo redactar una memoria de prácticas de FP
alicia pardo autor

Escrito por Alicia Pardo Crego

Una Formación Profesional no está completa sin la FCT o Formación en Centros de Trabajo. Es decir, un periodo de empleo en empresas pensado para poner a prueba tus conocimientos en el tejido productivo. Para finalizar este módulo obligatorio, deberás redactar una memoria de prácticas y entregarla en el centro con el formato y el contenido adecuados. ¿Quieres saber cómo superar este último paso del trayecto hacia tu título oficial? ¡Pues apunta!

Qué es una memoria de prácticas y cuál es su importancia

Una memoria de prácticas es un documento en el que el alumnado resume su experiencia trabajando con las empresas con las que su centro de FP tiene un convenio laboral. Está pensado para ayudar al comité a valorar el desempeño del/la estudiante durante este periodo y para detectar los aspectos que se pueden mejorar durante el mismo, ya que incluye un apartado con la perspectiva personal del/la alumno/a.

Por tanto, también se valora si la compañía con la que se ha establecido la relación laboral ha sido responsable en su aportación formativa, proporcionando las herramientas necesarias y permitiendo que el/la estudiante ejerza las funciones que llevará a cabo tras obtener el diploma. Al mismo tiempo, evalúa cuánto se ha implicado el/la «becario/a”, al ser una suerte de diario de actividades con las funciones desarrolladas.

Antes de redactar la memoria de prácticas, lo más común es que el estudiantado busque orientación en el/la tutor/a de su centro. En CEAC FP Oficial contamos con grandes especialistas que te guiarán para que escribas un texto impecable. ¡Échale un vistazo a nuestro catálogo de FP Oficial y matricúlate!

Así es como debes redactar tu memoria de prácticas de FP

Redactar una memoria de prácticas de FP apropiada implica seguir una serie de indicaciones. Eso incluye una estructura más o menos rígida, citas referenciadas y un tono serio y formal que muestre respeto.

El contenido debe dejar claro cuánto tiempo has estado trabajando, qué has hecho durante ese periodo y cómo es la empresa que lo protagoniza. Aunque en cada institución formativa podrán darte información más concreta sobre el documento, lo más común es recurrir a una tipografía de líneas rectas como la Times New Roman, escribir con un tamaño mediano (11 o 12) y usar un interlineado de 1,5.

Una forma fácil de redactar una memoria de prácticas sin olvidarte de ningún punto es hacerte con una libreta en la que ir apuntando lo que haces cada día. De esta forma, tendrás una buena base sobre la que trabajar cuando te sientes frente a la pantalla del ordenador, ante la que deberás estar más o menos tiempo en función del que hayas estado trabajando.

Una memoria de prácticas correcta está escrita en un tono formal, con una estructura académica y un análisis detallado de tu experiencia corporativa

Unas prácticas breves justificarán unas memorias más cortas, mientras que unas mensuales pueden alcanzar las 30 páginas. Lo mejor es pedir consejo a tu tutor/a, para que pueda darte una extensión adecuada para tu caso.

Como último tip para bordar tu informe, te sugerimos que hagas hincapié en el modo en el que has aplicado los conocimientos adquiridos durante tu Formación Profesional. Puedes buscar ejemplos de estudiantes anteriores para hacerte una idea más clara de cómo redactar una buena memoria de prácticas, compuesta por las partes que detallamos a continuación.

Estructura básica de una memoria de prácticas de FP

El centro en el que estés inscrito/a te dirá todo lo que debes saber sobre la Formación en Centros de Trabajo y la posterior memoria, pero, a rasgos generales, la mayoría de ellas cumple unas pautas comunes. Como cualquier otro trabajo académico, debe tener una portada, un índice, una introducción y el grueso del contenido, al que dan cierre las conclusiones y la bibliografía. ¡Te lo explicamos a fondo!

Portada

Redactar la memoria de prácticas bien puede verse deslucido por una portada mediocre. Y es que será lo primero que verán los/as examinadores/as y el punto del que partirán para juzgar tu experiencia.

Por eso, recuerda hacer una portada formal, con el nombre y logotipo de la compañía en la que has trabajado, tu nombre y el de tu tutor/a. Añade la formación que has cursado, el cargo que ocupaste durante tu periodo laboral y cuánto duró el mismo.

Índice

El índice no tiene demasiado misterio. No es más que un listado con los epígrafes del documento y el número de página en el que empieza cada uno, para que la persona que lo lea tenga una orientación sobre lo que va a encontrarse y pueda buscar apartados específicos.

Introducción

Para que el/la lector/a vaya entrando en materia, debes darle un pequeño resumen sobre tu FCT. Consiste en una explicación general de la misma, sin entrar en demasiados detalles, que incluya por qué escogiste trabajar en esa empresa y cómo lo viviste.

Descripción de las prácticas

Este apartado es el más importante a la hora de redactar la memoria de prácticas. Y es que será donde expliques a fondo qué roles has desempeñado, de qué conocimientos has hecho uso y cómo ha sido tu día a día en la organización.

No te olvides de aportar datos también sobre la propia empresa, como la actividad a la que se dedica, su tamaño o sus instalaciones. Destaca las tareas más significativas que has desarrollado y qué crees que ha supuesto tu participación para la entidad.

Opinión personal

Si la experiencia ha sido mala, estarás tentado/a a dejarte llevar en este epígrafe. Pero te recomendamos que mantengas la formalidad y, si tienes quejas, las expreses de forma respetuosa.

Será el modo en el que te tomarán en serio para que, en el futuro, las vivencias del alumnado sean más positivas. Y si ya lo han sido para ti, entonces solo tienes que reflejar la verdad: de qué modo opinas que te ha beneficiado para tu trayectoria futura.

Bibliografía

Si has hecho citas a lo largo del texto, tendrás que referenciarlas en este último apartado. Hay muchos estilos bibliográficos distintos y cada uno tiene sus características, aunque uno de los más populares es el de las normas APA, cuyo formato puedes consultar en su web.

¡Fórmate con una FP y crece profesionalmente!

Redactar la memoria de prácticas es el paso final para titularte oficialmente y entrar en el mercado de trabajo. Y, teniendo en cuenta el nivel de empleo de la FP, te conviene hacerlo exitosamente.

En CEAC Formación Profesional Oficial te ayudaremos a dar forma a este informe, que es obligatorio a no ser que logres convalidar las prácticas de FP. Si crees que es tu caso, te invitamos a confirmarlo contactando con nuestro centro. Nuestro equipo de asesoramiento resolverá todas las duras que tengas sobre la Formación Profesional para que escojas el programa con más perspectivas de futuro y mejores cuanto antes tus condiciones laborales. ¡Te esperamos!