Golpe de calor en nuestras mascotas

CEAC Blog

14-08-2013

En pleno verano el calor nos afecta a todos, es la época de tomar precauciones para evitar un golpe de calor, especialmente en personas más sensibles como niños, ancianos o personas de salud delicada. Pero no debemos olvidar a nuestras apreciadas mascotas, sobre todo el perro, ya que éste sale de casa a diario para su paseo habitual e incluso viaja con frecuencia en coche, momentos muy delicados si estamos en pleno verano y la temperatura ambiental es elevada.

Con las altas temperaturas veraniegas es cuando existe el mayor riesgo que nuestro perro sufra un golpe de calor, especialmente si se queda en el interior del vehículo parado y sin aire acondicionado. Un golpe de calor en un animal encerrado en el vehículo es tan grave que puede llevarle a la muerte en tan sólo 10 minutos.

Los síntomas de un golpe de calor se observan claramente, el animal se muestra muy débil y se niega a moverse, jadea muy rápidamente y tiene dificultades para respirar, sufre temblores, se observa un color azulado de las encías o mucosas. La temperatura corporal probablemente ha aumentado hasta los 42ºC.

Es importante actuar lo más inmediatamente posible para conseguir bajar su temperatura corporal hasta los 39ºC. Primero de todo, se le debe trasladar a un lugar más fresco y sombreado y pasar de inmediato a humedecerle tanto la cabeza como el cuello con agua fresca pero no helada (la temperatura debe descender de forma gradual, no bruscamente), utilizando toallas o paños, pero nunca se le debe envolver con las mismas. También conviene humedecer la boca pero sin forzarlo a que beba. Aplicar hielo en las axilas, ingles y sobre el hocico también ayudará a normalizar su temperatura corporal. Una vez observamos que ha mejorado, se le puede trasladar a una clínica veterinaria para su reconocimiento.

Profile picture for user CEAC Blog
CEAC Blog