Guía para elegir la mejor crema facial según tu tipo de piel

Guía para elegir la mejor crema facial según tu tipo de piel

Txaro Lavilla

29-12-2016

Una piel bien hidratada es una piel radiante. Esta es la razón por la cual el uso de la crema hidratante es tan  importante.  La cosmética actual ha evolucionado mucho y podemos encontrar variadas formas cosméticas que se pueden adaptar a nuestro gusto y las necesidades de nuestra piel. Además ente las ricas texturas y los sutiles perfumes su aplicación se convierte en un verdadero momento de bienestar. Pero, ¿cómo elegir  la mejor para cada una de nosotras? No te asustes, la elección debe basarse simplemente en tu tipo de piel, y con los consejos que a continuación te proponemos seguro que aciertas!

Cremas faciales

El uso del producto equivocado puede ser más grave de lo que pensamos, ya que nos puede desequilibrar la salud de nuestra piel. Pero lo que está totalmente comprobado es que la crema de día es el buque insignia de nuestra rutina de cuidado facial, por lo que debemos pensar cuidadosamente antes de comprar.

Además de tener en cuenta tu tipo de piel, lo segundo en lo que nos tenemos que basar son en tus prioridades.  Nos tenemos que preguntar ¿Cuál es el tema que más me preocupa?, ¿Son esas arrugas?, ¿Quizá que tu tez  se encuentra apagada? ¿La sensibilidad en tu piel? ¿Es adecuada a la edad de mi piel?

Una vez contestadas estas preguntas y teniendo en cuenta nuestras necesidades, tenemos en el mercado muchas formas de adaptarlas a nuestro gusto personal.

Algunas personas prefieren los líquidos y cremas frescas o geles, a  otras las texturas cómodas y ligeras, y también nos pueden gustar las cremas gustosas y cubrientes. Hay que "escuchar" a tu piel, que es la mejor sabe lo que le conviene, y ella es la que te dirá si la crema escogida es LA crema.

Según tu tipo de piel

A continuación te damos unas pequeñas orientaciones sobre cada tipo de piel. No te desesperes si ves que tu piel no se encuentra entre las de la lista, piensa que muchas mujeres tienen diferentes tipologías de piel combinadas en su rostro.

Y si no estás segura de tipo de piel es la tuya, te puedes ayudar con una sencilla prueba. Todo lo que se necesita es un par de trocitos de papel de seda y un par de minutos de tu tiempo. Después de poner y presionar el papel en diferentes áreas de la cara, se puede determinar el tipo de piel, basándose en la cantidad de grasa que el papel haya absorbido.

  • Si tu piel es normal: Elige una crema ligera que te de flexibilidad y comodidad. Con base de agua. Te ayudará a mantener ese equilibrio, y a que esté radiante.

  • Si tu piel es seca: Normalmente es una piel que notas tirante y con una ligera descamación. Necesitas una crema de textura cremosa.  Apuesta por un cuidado rico en activos calmantes como las ceramidas y especialmente con moléculas grasas que retengan la humedad, como la lanolina.

  • Si tu piel es sensible: Es una piel que no tolera muchos productos, por  lo que se tiene que elegir cuidadosamente el cosmético  a utilizar, que tiene que ser hipoalergénico. Utiliza fórmulas neutras de farmacia con ingredientes calmantes como el aloe u otros y sin perfumes añadidos.

  • Si tu piel es mixta: Eso quiere decir que es brillante en la zona T (frente, nariz, barbilla), pero sin características especiales en las mejillas y el resto. Escoge una crema equilibrante, con base agua, pero que te aporte los nutrientes necesarios para tu piel.

  • Si tu piel es grasa: La reconocerás por que brilla, pudiendo tener problemas como espinillas, granos, erupciones…  Si estos son tus problemas, lo mejor es aplicar una crema específica en las imperfecciones únicamente y otra ligera y reguladora no comedogénica con base de agua en el resto del rostro.

  • Si tu piel es madura: Debes buscar un producto que contribuya a reducir y prevenir las arrugas, con nutrientes, vitaminas y un potente efecto anti envejecimiento, a base de aceites para preservar la humedad. Por ejemplo con jalea, para renovar y rejuvenecer tu piel.

Además de todo esto que te hemos contado tienes que tener en cuenta que también puedes variar tu crema según las estaciones: en verano debes utilizar una crema con una textura ligera y aireada, y con factor de protección UVA. En invierno, preferirás una con una textura más rica, porque la piel está más seca en esta temporada por el frio, y los contrastes. Introdúcela en tu rutina sin excepciones, ni excusas.

No hay justificación que valga, escojas la que escojas tiene que estar presente cada día.

  • Aplica la crema hidratante por la mañana en tu piel (cara y cuello), que previamente habrás limpiado.

  • Hazla penetrar masajeando suavemente con la punta de los dedos.

  • Piensa que la cantidad de crema que te apliques, debe ser totalmente absorbida por la piel.

Haznos caso y verás cómo tu piel te lo agradece. Y recuerda también! la aplicación de una crema hidratante es una necesidad imprescindible antes de aplicar el maquillaje.

Curso relacionado: Estética y Belleza

Profile picture for user Txaro Lavilla
Txaro Lavilla

Técnico Especialista en las especialidades de Peluquería y Estética, y Técnico Superior en Asesoría de Imagen Personal. Docente de estas especialidades tanto en centros públicos como privados. Tutora de los cursos de Peluquería y belleza de CEAC.