Guía para trabajar la comprensión lectora

Guía para trabajar la comprensión lectora

CEAC Blog

09-01-2018

Con el nuevo año llegan los nuevos propósitos y uno de ellos puede ser mejorar la comprensión lectora de nuestros alumnos e hijos. Es una tarea difícil pero enriquecedora. En el post de hoy vamos a intentar dar unas pautas para trabajar y mejorar la comprensión lectora de nuestros alumnos e hijos. Quiero que os quedéis con la idea de que leemos para aprender y divertirnos, si tenemos esto claro como maestros y padres vamos a empezar por el buen camino.

Antes de adentrarnos en materia debemos tener claro que es la comprensión lectora, ¿a qué nos referimos cuando decimos que tenemos una buena comprensión lectora? Al igual que aprendemos a leer de pequeños, deberíamos aprender del mismo modo a comprender lo que se lee. Podemos resumir de manera sencilla que entendemos por comprensión lectora. Una buena comprensión lectora radica en entender y/o comprender lo que hemos leído, el momento en que el lector, en este caso los niños de los que hablamos, pueden recibir la información del libro o texto y realizar un mapa mental del mensaje. Cuando tenemos una imagen mental de lo leído podemos decir que hemos comprendido adecuadamente. La lectura no se puede dar por completa si no se ha entendido completamente el significado del texto y el punto de vista de su autor o autora, aunque las interpretaciones del mismo siempre pueden ser diferentes.

Hemos de ser conscientes que si no disponemos de esta habilidad los problemas de aprendizaje pueden ser importantes, ya que no solo nos retrasamos en lengua. Entonces, no tenemos la habilidad de comprender lo que leemos y esto puede influir hasta en disciplinas tan aparentemente contrarias como las matemáticas, por ejemplo nos puede causar dificultades en resolver problemas si no logramos comprender lo que se enuncia en los mismos. Tampoco podremos analizar poemas ni otros tipos de textos o realizar un comentario de texto histórico o filosófico, entre otros. A todos estos problemas se puede sumar que, aquellos alumnos que tengan problemas en la comprensión, tendrán además bastantes posibilidades de crecer sin apego e interés por la lectura.

Para practicar y trabajar la comprensión lectora existen un sinfín de actividades. Aunque antes de pasar a describirlas es importante, también, tener en cuenta que existen diferentes momentos en la lectura, antes-durante-después y que en cada uno de estos momentos las estrategias pueden y deben variar para animar, situar, fomentar, analizar, resumir la lectura, entro otros.

A continuación vamos a describir algunas de ellas para que podáis ponerlas en práctica y valorar su eficacia.

  • Podemos optar por una buena opción antes de empezar a leer. Activar los conocimientos previos, es decir, leer el título, por ejemplo, y generar un debate donde los alumnos puedan dar su opinión sobre la temática del texto. Así, además de generar interés y motivación, los alumnos ya pueden prever parte de la comprensión lectora del texto.
  • Una de las actividades más adecuadas para iniciar este proceso es proporcionar una oración en desorden y que los alumnos deban ordenarla para que tenga un significado. Debemos adecuarla a la edad de los alumnos.
  • Una actividad básica es proporcionar una serie de preguntas sobre lo leído. En este caso las opciones son infinitas, que lo lea el adulto, un compañero, en grupos, diferentes tipos de textos (poesía, narrativo, informativo, instructivo, etc.), que haga un resumen oral de lo leído, proporcionar preguntas que puedan ser abiertas, con opciones múltiples, con fotografías, etc. Existen muchas dinámicas de comprensión lectora que fomentan el trabajo cooperativo y colaborativo que son muy útiles para trabajar la inteligencia lingüístico-verbal y la interpersonal.
  • ¿Cuál es la idea principal del texto? Esta pregunta básica en muchas aulas es primordial para comprobar la comprensión de un texto, pero también es básico valorar si la respuesta es la correcta o no. En ocasiones los alumnos confunden las ideas principales con ideas secundarias, hay que enseñar a extraerlas de manera clara y diferenciada. El entreno es la mejor opción.
  • El resumen. Estrategia tradicional pero efectiva.
  • También se pueden ordenar imágenes en relación a un texto, es una actividad parecida a la anterior. Otra posible variable sería proporcionar unas imágenes, ordenadas o desordenadas, y que los alumnos deban inventar una historia en relación a las imágenes.

Para tener una buena compresión lectora, es importante que los niños relacionen lo leído con una historia de su mundo, que sea un aprendizaje significativo, esto quiere decir que después de haber leído una historia puedan decir que al personaje le paso lo mismo que a algún familiar o amigo.

A modo de conclusión podemos decir que en el marco de las competencias comunicativas, la lectura comprensiva está orientada hacia el dominio y aprendizaje de las destrezas necesarias para leer, comprender e interpretar todo tipo de textos y mensajes escritos, así como despertar la curiosidad e interés por la lectura.

¿Creéis que la educación consigue este propósito? ¿De todas las ideas que se han proporcionado en este post, cuales veis como más eficaces? ¿Tenéis más opciones que pensáis que son básicas para entrenar la comprensión lectora?

Curso relacionado: FP de Grado Superior de Técnico Superior en Educación Infantil

Profile picture for user CEAC Blog
CEAC Blog