Hacer enoturismo en Navidad
06/12/2018
Francesc Olalla

Hacer enoturismo en Navidad

Dietética y Cocina

Parece que fue ayer cuando estábamos guardando los adornos navideños de nuestras casas y todavía con restos de la resaca de comidas y excesos de estas fiestas, cuando volvemos a estar a las puertas de una nueva Navidad. Y es que en estas fiestas, más allá de las connotaciones religiosas,  estamos mucho más predispuestos a reunirnos con nuestros amigos y familiares en torno a una mesa en la que hemos puesto nuestras mejores intenciones con la ilusión de ofrecer a nuestros seres más queridos lo mejor, tanto en comida como en bebida. Compramos y preparamos los mejores productos que sabemos cocinar y adquirimos los mejores vinos que puedan acompañar estos platos.
 

Enoturismo y Navidad.

Realmente nos encontramos ante el auge del enoturismo en nuestro país, sin embargo, posiblemente llevado por la concentración de trabajo en estas fechas tanto por la distribución de productos, ya que la demanda en  Navidad se multiplica,  como por las tareas a realizar en los campos, como las podas y primeros tratamientos de las cepas, no es la época en la que haya más oferta de este tipo de turismo. 

En las bodegas se asocia la campaña de Navidad al mayor aumento de ventas de todo el año, pero se está abriendo una vía de negocio que consiste en potenciar ese turismo enológico que tanto éxito está teniendo en otras épocas del año.

En este caso se trataría de aunar la gastronomía con las catas y degustaciones de vino y los esfuerzos de muchas poblaciones en decorar y ambientar sus calles ofreciendo un amplio abanico de nuevas posibilidades.

Vamos a ver dos zonas donde concurren los mercados navideños con la oferta de turismo enológico, una en Francia donde esta comunión ya tiene algunos años de experiencia, y otra en España donde se están empezando a dar los primeros pasos. 

 

La Champagne

Desde mi modesto punto de vista, considero que esta zona vinícola, actualmente, es la que reúne las características idóneas para aunar tanto el turismo navideño como el turismo enológico, ya que a la tradicional oferta navideña de la zona, se une la prosperidad del turismo enológico.

Pero, vamos por partes, la zona vinícola de la Champagne se ubica en el cuadrante noreste  de Francia a unos 150 km de París. Varias son sus poblaciones que en Navidad cambian su aspecto y ofrecen al viajero verdaderas delicias. Ya son varios los años en los que algunas ciudades se visten de Navidad para potenciar lo mejor que tienen que es todo lo relacionado con el mundo del vino

Citaré en primer lugar Epernay, capital de la Champagne. Esta ciudad ilumina todas las fachadas  su patrimonio cultural, que no es poco, y dedica, no pocos eventos, a la gastronomía, maridando platos y vinos y champagnes.

Otra ciudad de interés es Reims. En este caso se centra en espectáculos de luces y sonido en sus calles compaginados con típicos mercadillos navideños de la zona. 
Por último, citaré Chalons que viste su principal monumento, declarado Patrimonio Mundial Notre Dame en Vaux de luz y esplendor.
Todas ellas se preparan para recibir a Santa Claus, que llenará de ilusión a los niños, por lo que también se abren las puertas al turismo familiar dando protagonismo, a su vez, a un amplio sector de la sociedad. 
 
En España, la D.O. de Rueda es la pionera en ofertar un original regalo de Navidad: propone disfrutar de la gastronomía de la zona y de una completa visita a varias bodegas donde observar el proceso de producción de sus vinos, desde la vid hasta el embotellado, disfrutando de la cata de los mismos. 

La D.O. de Rueda se sitúa básicamente en la provincia de Valladolid, y en menor escala en las de Segovia y Ávila. Zona en la que los blancos adquieren toda su grandeza con su variedad autóctona, la uva Verdejo.

No quiero terminar la exposición sin hacer una mención a la Ruta del Vino y del Brandy de Jerez que, tímidamente, está potenciando sus actividades en este período
Sin duda, estamos ante una parcela de crecimiento del turismo enológico con una proyección importantísima y que en los próximos años veremos su implantación.

Muchas son las bodegas que han visto crecer a su lado hoteles y casas rurales que ofrecen alojamiento y gastronomía a los viajeros pero que hasta ahora todavía no se había contemplado la posibilidad de  aumentar esta oferta con la posibilidad que ofrece la Navidad: desde las comidas de empresa hasta la espectacularidad de los mercados navideños, por lo tanto… bienvenido sea el Enoturismo en Navidad.

 

Curso relacionado: Curso de Enología y Sommelier 

 

Francesc Olalla
Francesc Olalla

Técnico Superior en Restauración. Experto en producto y en producción de cocina transportada. Apasionado por la cocina en todas sus variantes de elaboración y de gestión.