La automedicación sin control perjudica seriamente la salud

CEAC Blog

28-03-2014

Seguramente eres una de las muchas personas que ha tomado un antibiótico sin prescripción médica: es más, seguro que lo has hecho bajo recomendación de un familiar, un amigo/a o un vecino/a.  "A mí me funcionó de maravilla. Tómatelo, verás qué bien que va".

Hay una serie de medicamentos que deberían consumirse solo bajo prescripción médica y sometidos a un estricto control. Uno de ellos, y que lamentablemente tenemos la costumbre de obviar, son los antibióticos. ¿Por qué? Vamos a explicarlo de una manera fácil y rápida:

1.- Muchas de las enfermedades más comunes, como catarros, gripes, amigdalitis, otitis, etc. son causadas por virus. Los antibióticos solo son efectivos contra enfermedades causadas por bacterias. Es como si tomaras una pastilla que controla la tensión arterial por que te duele un dedo. ¿Incomprensible verdad?

2.- El mal uso de los antibióticos está causando un aumento de la resistencia de las bacterias a dichos fármacos. Es decir, cada vez son menos efectivos. De hecho, es una de las máximas preocupaciones de salud pública a escala mundial.

3.- Para pautar correctamente un antibiótico, el médico/a se basa en signos y síntomas (lo que se conoce como clínica) y las condiciones de cada persona. El hígado metaboliza gran parte de ellos y el riñón los filtra. Un uso inapropiado puede alterar dichas funciones y poner en peligro la integridad del paciente.

4.- Luchar contra infecciones de bacterias resistentes a muchos antibióticos puede suponer tratamientos más largos y, por supuesto, caros.

Por todo ello, nunca tomes antibióticos sin el beneplácito de un médico/a. Tu salud y la de toda la comunidad está en juego.

Si quieres ampliar información sobre el uso de medicamentos te recomiendo visitar la página web de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios.

 

Profile picture for user CEAC Blog
CEAC Blog