La batalla por la moneda de 2,50€

CEAC Blog

14-07-2015

En 1815, a las afueras de Waterloo, ciudad belga conocida especialmente por la canción de Abba, se produjo un hecho muy importante para la historia. Las tropas alemanas, belgas, británicas y holandesas, bajo el mando del Duque de Wellington, pararon los pies a una Francia que bajo el mando de Napoleón parecía invencible. Con este acontecimiento comenzaba la época conocida como La Restauración.

Para conmemorar los 200 años de este evento, el gobierno de Bélgica acuñó 180.000 monedas de dos euros con motivo de la batalla de Waterloo. Pero a Francia no le pareció bien y utilizó su derecho de veto, así que las tuvieron que retirar antes de ponerlas en circulación. No querían que bajo ningún concepto corrieran por toda Europa monedas que reivindicaran la victoria de la batalla de Waterloo, punto de inflexión para la historia de Francia.

Bélgica encontró un resquicio legal y se acogió a que los países pueden acuñar monedas coleccionables, que no conmemorativas, siempre y cuando sean de un valor diferente a las que circulan habitualmente y sólo sean válidas en este país. Así que el gobierno belga durante el pasado mes de junio sacó una moneda de dos euros y medio recordando la batalla de Waterloo. Esta moneda se ha convertido en centro de interés y ya se vende como moneda de coleccionista en otros países europeos. En España, por ejemplo, su precio está entre 6 y 10 euros y viene dentro de una funda especial de colección.

En el reverso de la moneda aparece la Colina del León, el monumento que homenajea la victoria en esta batalla, además del esquema de la posición de las tropas durante la contienda.

Parece ser que Francia aún no ha digerido la derrota en Waterloo, que de no haberse producido quizá Napoleón habría conseguido su objetivo de seguir invadiendo, esta vez por la zona de los países bajos.

Escrito por el profesor Carlos Guillén Burguillos

Profile picture for user CEAC Blog
CEAC Blog