La ciencia no nos ha enseñado aún si la locura es o no lo más sublime de la inteligencia

CEAC Blog

14-03-2013

Salvador Dalí y su extravagante personalidad, Vincent Van Gogh tenía esquizofrenia, el matemático estadounidense John Nash, Albert Einstein… todos tienen algo en común: una mente maravillosa y un trastorno mental y/o personalidad fuera de lo común.

Un estudio realizado por el Instituto Karolinska en Estocolmo, Suecia, demostró similitudes entre pacientes bipolares y esquizofrénicos y personas creativas pero sanas. En ambos grupos se encontraron carencias importantes en los receptores que actúan para filtrar y canalizar el pensamiento, parece que la dopamina juega un papel importante en esto.

El tema de la relación entre el artista y la locura ha sido siempre polémico y continúa siéndolo. Sin embargo, a pesar de la abundante investigación, no parece que se haya llegado a ninguna solución definitiva. Hasta ahora, en materia de investigación, se ha orientado la mirada hacia el creador, hacia su especial naturaleza o constitución, pero quizás habría que hacer un análisis y prestar atención a los elementos que toman parte en el problema. Éstos son los conceptos implicados: arte, artista, creatividad, locura.

No es de extrañar que se hayan encontrado similitudes y correlaciones cuando los propios conceptos se solapan, en parte, en su significado. La locura se relaciona con aquello que es diferente a lo conocido, lo anormal, lo enigmático… recordemos que cuando hablamos de creatividad, por ejemplo, nos referimos efectivamente a cosas nuevas, que se salen de la norma, diferentes.

Lo mismo ocurre con el arte. No ha habido una única definición ya que siempre ha dependido de la época y las circunstancias sociales y culturales del momento. El arte se suele definir como manifestación del inconsciente, sin mediación de la razón. Así pues, no es de extrañar que si se tiene esa visión del “artista” sea fácil el establecer relaciones con la locura.

¿Dónde está la frontera entre la patología y la normalidad?

Precisamente se está demostrando que no existe tal frontera, sino que más bien se debe considerar que se mueven en un continuo y que, tanto artistas como el resto de seres humanos, se mueven a lo largo de su existencia en numerosos puntos dentro de este continuo. Así pues, en cierto modo la locura es una característica más del ser humano.

Por último mencionar que cuando hablamos de enfermedad mental de carácter grave, ésta es un claro obstáculo en el proceso creativo y no algo que lo facilite o posibilite.

Profile picture for user CEAC Blog
CEAC Blog