La estafa de las falsas revisiones de la instalación de gas

CEAC Blog

10-06-2014

La crisis agudiza el ingenio y ante el desconocimiento de los consumidores, la estafa de la falsa revisión de la instalación del gas va en aumento y rara es la semana que en una u otra población  no salte la noticia de detenciones o denuncias por ese motivo.

 El modus operandi de esta estafa, de la cual todos somos susceptibles de caer,  puede variar entre recibir una llamada telefónica del falso revisor del gas intentando quedar con nosotros para realizar la revisión “obligatoria” de la instalación, o bien la visita inesperada de una o varias amables personas que tocarán directamente a la puerta de nuestra casa para ese mismo motivo. En cualquier caso, lo que el estafador nos va a decir es que es necesario realizar dicha revisión “obligatoria” y que por supuesto son ellos los que deben realizarla. Si caemos en la trampa, en el mejor de los casos, los estafadores nos van a intentar cobrar unos 50€ por realizar dicha falsa revisión pero, en el peor, nos van a decir que la instalación o la caldera necesita tal o cual reparación, por la que intentarán cobrarnos otros 150€ como mínimo. Y eso sin tener en cuenta los casos en los que mientras la víctima está con uno de los “revisores” el otro aprovecha para sustraer de la vivienda los objetos de valor que pueda encontrar.

 Todo está planeado a la perfección por lo que si no nos encuentran en casa, nos dejarán un aviso en un papel imitando a la perfección el de la compañía suministradora y pidiendo que llamemos nosotros mismos para concertar la cita. Está todo tan bien pensado que, por supuesto, los estafadores ya cuentan con que las víctimas no dispongan en su domicilio de tanto dinero en efectivo y van equipados con datafonos para realizar el pago con tarjeta.

 Lo primero que tenemos que tener claro para evitar este tipo de estafas es saber que cualquier revisión oficial y verídica nunca se pagará en el acto. El coste de las revisiones obligatorias por parte de la compañía suministradora (que las hay, cierto, cada 4 o 5 años en función de si usamos GLP o gas natural) siempre será cargado en la siguiente factura de consumo, pero nunca será pagado al operador que nos hizo la revisión. Tendremos también en cuenta que, antes de que vengan a realizarnos esta revisión, habremos recibido una carta de nuestra compañía avisándonos de ello e indicándonos las fechas en las que pasarán por nuestro domicilio.

 Lo siguiente, por supuesto, será no dejar entrar en nuestra casa a nadie que no esté debidamente acreditado como un trabajador de empresa instaladora. Si pese a la acreditación dudamos de la persona que acude a realizar la revisión obligatoria, podemos comprobar que dicha empresa figura inscrita en RASIC, si residimos en la comunidad de Cataluña, o en el organismo competente si residimos en cualquier otra comunidad. Si es necesario, también podremos llamar por teléfono a esa empresa para verificar la identidad del operario.

Esperamos, pues, que los consejos que os hemos ofrecido ayuden a evitar que este tipo de estafa se siga extendiendo.

Profile picture for user CEAC Blog
CEAC Blog