La hepatitis C, una enfermedad crónica que no se ve

CEAC Blog

25-03-2013

La hepatitis C es una enfermedad que se contrae por sangre contaminada por un virus. El 2% de la población española está afectada, y probablemente hay muchas más personas que están contagiadas pero que no lo saben, ya que es una enfermedad “silenciosa” que difícilmente manifiesta síntomas,

 sólo cuando la enfermedad está muy avanzada aparecen molestias y alteraciones importantes pero entonces los tratamientos apenas son efectivos.

¿Podemos prevenir esta enfermedad?

No existe ninguna vacuna para estar protegidos del contagio pero tampoco es una vía de contagio difícil de controlar, ya que sólo se puede contraer la enfermedad por contacto vía sanguínea con sangre contaminada. No hay riesgo de contaminación por los alimentos, ni el agua, tampoco por el contacto con personas infectadas.

¿Existe tratamiento para curar la enfermedad?

Sí, hay tratamiento, aunque hay un porcentaje importante de casos en que no se consigue eliminar totalmente el virus. Son tratamientos de larga duración, entre 6 meses y 1 año. El objetivo es conseguir eliminar el virus para evitar que la enfermedad provoque alteraciones irreversibles en el hígado, como cirrosis y cáncer de hígado.

¿Cómo se puede detectar?

Es necesario un análisis sanguíneo ante la sospecha de padecer la enfermedad o de haber sufrido un contagio. Se aplica una técnica para detectar anticuerpos contra el virus. Si el resultado es positivo se deben realizar pruebas genéticas para determinar el tipo o genotipo de hepatitis C (existen hasta 6 genotipos), imprescindible para decidir el tipo de tratamiento a realizar y las expectativas de éxito en la curación.

Profile picture for user CEAC Blog
CEAC Blog