Dieta saludable pescado

La importancia de comer pescado para una alimentación equilibrada

redaccion

20-05-2019

Alimentarse correctamente es una preocupación cada día más extendida en todos los países del mundo. No solo es un tema que preocupe a los más aplicados y estudiosos de la alimentación, a los científicos y a los medios de comunicación, sino que muchas otras personas demuestran a diario su interés en seguir una alimentación equilibrada como un estilo de vida, donde puedan ser capaces de alcanzar y disfrutar del bienestar personal, de una salud lo más plena posible y de un alto grado de satisfacción y felicidad.

 

Pero, ¿cuál es la fórmula más apropiada para alcanzar estos objetivos?

 

La dieta equilibrada es aquella forma de alimentarse cada día que aporta alimentos variados en cantidades adaptadas a nuestros requerimientos y condiciones personales. Llevar una alimentación equilibrada no se relaciona con un tipo de alimentación concreta y extensible a todos, sin excepción, sino que va más allá y se convierte en un patrón individualizado. En este aspecto, tan importante es la cantidad como la calidad de la comida que ingerimos diariamente, siendo igual de problemático llegar a un déficit, como alcanzar un exceso, así como pecar de evitar o sobrepasarnos en las ingestas de nutrientes concretos, de forma aislada. 

 

Es importante pensar que no se puede disfrutar de una vida saludable comiendo únicamente unos pocos alimentos. La variedad es lo más idóneo, desde el punto de vista del bienestar, permitiéndonos esto disfrutar, además, de la riqueza de los distintos sabores, olores y texturas que nos ofrece una dieta variada, de temporada y de proximidad, así como el conocimiento de otras culturas alimentarias. De hecho, comer y beber forma parte de la alegría de vivir y, desde luego, la gastronomía no está reñida con las recomendaciones dietéticas ni con una alimentación saludable.

 

Uno de los alimentos que, salvo patologías asociadas o aversiones alimentarias, ha de estar siempre presente en nuestra rutina alimentaria es el pescado. 

 

El pescado es un alimento con tantas proteínas como la carne, rico en vitaminas y minerales, pero además de todo esto, algunas variedades de pescados son también una importante fuente de Omega 3, uno de los ácidos grasos más beneficiosos para nuestra salud cardiovascular y sistema circulatorio. Diversos estudios científicos avalan las ventajas su consumo, llegando incluso al caso específico de uno de ellos, el cual lo asocia con un menor riesgo de diabetes.

 

El consumo de pescado forma parte de una dieta equilibrada y su ingesta debe ser de 3-4 raciones a la semana (1 ración = 125-150 g), ya que es un alimento muy completo y necesario que nos aporta proteínas de alto valor biológico, vitamina D y vitaminas del grupo B; así como minerales como el yodo, potasio, hierro, calcio, entre otros nutrientes. 

 

Otra de las ventajas corroborada por diversos estudios científicos que relacionan el consumo de pescado de forma frecuente con un mejor estado de salud, es la relación del consumo de pescado azul (sardina, caballa, atún, bonito, pez espada, salmón, arenque, boquerones, jurel…) y la prevención de enfermedades cardiovasculares. Este tipo de pescado es una importante fuente de ácidos grasos Omega 3, los cuales son capaces de reducir los niveles de colesterol LDL (recordemos que este es el conocido como colesterol 'malo') y retardan el proceso de acumulación de placa grasa en las arterias, signo tan peligroso para la salud cardiovascular. 

 

Además, uno de los beneficios que más no interesa de cara al mantenimiento del peso es que el pescado puede ser un alimento bajo en calorías. 

 

El contenido calórico de los pescados es, en general, relativamente bajo, y oscila entre 70-80 Kcal por 100 gramos en los pescados magros (los que poseen una baja cantidad de grasa) y 120-200 Kcal por 100 gramos en los grasos o azules.

 

Es por esto que constituyen una buena opción para formar parte de la alimentación de personas con exceso de peso. No obstante, este contenido calórico se puede incrementar según el modo de cocinado. Por ejemplo, si un pescado blanco, y por lo tanto de bajo contenido graso, como la merluza se cocina frita o rebozada, su contenido graso y calórico aumenta; mientras que si se cocina al horno, a la plancha o en microondas con poco aceite, el aporte energético apenas se incrementa.

 

Por lo general, los pescados azules o grasos se cocinan asados o a la plancha debido a que la grasa en su carne hace que no se resequen durante el empleo de estas técnicas culinarias. Así se obtienen pescados sabrosos y jugosos sin que se eleve su contenido energético.

 

Tras esta información acerca de los numerosos beneficios y propiedades del pescado en relación con una alimentación saludable y sus consecuencias positivas en torno a la salud, ¿a qué esperar para aumentar tu consumo?

Profile picture for user redaccion
redaccion

FP de Grado Superior en Dietética

El FP de Técnico Superior en Dietética lidera el grupo de las profesiones con mayor auge del mercado sanitario ya que su campo de especialización afecta al conjunto completo de la población. 

1.350 Horas

App 360 anatomía

Software incluido

Solicitar información

FP de Grado Medio en Cocina y Gastronomía

El ciclo de FP de Grado Medio de Cocina y Gastronomía te proporciona los conocimientos necesarios para que puedas desempeñar con absoluta solvencia las labores de un cocinero profesional.

1.500 Horas

Simulador Virtual

Prácticas Profesionales

Solicitar información