La importancia del movimiento libre en bebés

La importancia del movimiento libre en bebés

Eva Cebollero Pardina

19-01-2016

¡Hola a todos/as! Recientemente, en una comunidad de Facebook que dinamizo para algunas de vosotras, colgué un interesante artículo sobre el uso del andador o tacatá (http://luciamipediatra.com/tacata), este generó un interesante debate que ha inspirado el texto sobre el movimiento libre en bebés que podéis leer a continuación. 

¡Espero que sea de vuestro interés! ;)

Estoy segura de que habéis oído alguna que otra vez que la mejor forma de que los bebés aprendan a caminar es dejándolos que se muevan libremente. Pero, ¿en qué consiste esta "moda" del movimiento libre en bebés?, ¿cómo podemos aplicarlo en la escuela infantil?

Empezaré explicando qué es. Trata de dejar al bebé que se mueva libremente, sin intervención del adulto. De esta forma, logramos que el movimiento se dé de forma espontánea y autónoma.

Esta teoría no es nada reciente, pues fue postulada por Emmi Pikler (1902-1984) una pediatra húngara que se hizo famosa por ser una revolucionaria para su época.

Seguro que os suena el instituto Lockzy, un orfanato de Budapest que dirigió Pikler a partir del año 1947.

Ella estaba convencida de que el desarrollo motor de los/as niños/as sucedía de forma espontánea, por ello, durante su estancia en Lockzy aplicó su teoría basada en:

  • La creación de un vínculo afectivo que permita al niño/a sentirse seguro y tranquilo con la persona adulta. Por este motivo, es muy importante cuidar las rutinas y la autonomía en los diferentes hábitos (descanso, alimentación e higiene).
  •  El adulto no interviene. Su papel se reduce a ofrecer los materiales, que considere aptos para la edad de las criaturas, y a ubicarlos en el espacio disponible. Una vez hecho esto, pasa a ser un mero observador de los progresos del desarrollo motor de los/as pequeños/as.
  • Es muy importante confiar en la capacidad de iniciativa del bebé. Él es el que, espontáneamente, se relaciona con los objetos y el espacio que le rodea, respetando el ritmo de cada uno/a, pues el desarrollo harmónico de la lateralidad, el equilibrio y el movimiento, maduran junto al bebé y esto lo marca el propio pequeño/a, no el adulto.  

Podría escribir páginas y páginas sobre los “investigaciones” de Pikler, pero esto resulta imposible.

Para quien esté interesado en saber más sobre esta teoría, le recomiendo la lectura y/o consulta del libro “Moverse en libertad. Desarrollo de la movilidad global” escrito por la propia Emmi Pikler. En él se describen, con todo tipo de detalle, todas las conclusiones a las que llegó después de poner en práctica sus ideas.

Una vez ya conocéis de dónde proviene esta interesante teoría, responderé a una pregunta que, probablemente, os habéis hecho muchos/as de vosotros/as: ¿cómo hago para que los bebés de mi aula se muevan libremente?

Como una imagen vale más que mil palabras, colgaré unas fotografías del aula de lactantes de la escuela infantil en la que trabajo. A partir de su análisis os mostraré una serie de elementos (materiales, disposición del espacio, etc.)  que nos ayudarán a potenciar el movimiento libre de los bebés.

En la foto observamos un rincón del aula que encantará a todos/as los/as pequeños/as del aula. En primer plano encontramos un colchón grande con varios cojines distribuidos en el mismo. Estos pueden tener varios usos. Por ejemplo: jugar a escondernos (cosa que les encanta y que es muy importante para su desarrollo, pues gracias a este sencillo juego, aprenden que los objetos y las personas desaparecen y vuelven a aparecer); para que los bebés que estén preparados para ello, se apoyen y se inicien en el gateo; o, simplemente, para que se sienten en ellos y estén más cómodos/as.

En la imagen también vemos otro elemento que destaca: un espejo. Este les incentiva a desplazarse hacia el bebé que ven reflejado en él (pensad que, hasta los 12-18 meses aproximadamente, no se reconoce a sí mismo) y, además, se divierte mucho con su nuevo amigo. ¡No parará de reírse mientras se mira!

Si observáis, en la pared del espejo, hay una barra. La finalidad no es otra que ponerse de pie. Cuando el bebé esté preparado, se agarrará a ella y se levantará. Al verse en el espejo, de nuevo conseguiremos que nos regale algunas sonrisas ;)

Por último, para incentivar el movimiento libre en bebés podemos ver unas tiras de colores que cuelgan de la barra. Es una pequeña muestra de cómo, con elementos sencillos, podemos conseguir que los bebés se sientan atraídos y, por tanto, quieran desplazarse hacia ellos.

En este tipo de rincones, solemos ofrecerles materiales para jugar como, por ejemplo: el cesto de los tesoros (a partir de los 6 meses de edad, se convierte en uno de sus juegos favoritos). Mientras juegan, también tienen incentivos para desplazarse cuando, por ejemplo, un juguete se encuentra lejos de su alcance y quieren ir a por él; así favoreciendo movimiento libre en bebés.

                                           

En las dos imágenes anteriores, podemos ver otros tipos de materiales que llaman la atención de los bebés: objetos que cuelgan, sencillos paneles de texturas pegados a la pared, botellas cuyo interior está lleno de colores y materiales de vivos colores, pelotas, etc. Todos ellos, están pensando para que, mientras juegan libremente, los bebés vayan desplazándose de forma espontánea.

Además, podemos observar unos módulos de psicomotricidad dispuestos por el suelo del aula. Estos están pensados para niños/as que se desplazan por toda la clase. Hay que tener en cuenta que hay bebés de a partir de 4 meses, cuyas diferencias con otro de 7 meses, son abismales.

Aquí doy por finalizada mi exposición sobre el movimiento libre en bebés. Espero que os haya resultado interesante y útil este post. Todo que explico no sólo es para aplicarlo en el aula, los padres y las madres lo pueden llevar a la práctica en sus casas, con sus niño/as ;)

Para despedirme, lanzo una pregunta al aire que espera ser contestada:

Una vez leído este texto, ¿entendéis porque no es aconsejable el uso del tacatá? ¿Defendéis el movimiento libre en bebés? Argumentad vuestros comentarios, ¡los espero con muchas ganas!

¡Hasta pronto!

Profile picture for user Eva Cebollero Pardina
Eva Cebollero Pardina

Licenciada en Pedagogía por la Universidad de Barcelona. Título de Técnica en Educación Infantil cursado en el IOC. Profesora del curso de Técnico en Educación Infantil de CEAC.