La innovación tecnológica en las aulas de Educación Infantil.

La innovación tecnológica en las aulas de Educación Infantil.

Laura López Mera

09-05-2016

Actualmente, las nuevas tecnologías de la información y la comunicación (TIC) tienen un papel indispensable en las instituciones educativas. Los docentes deben estar en constante formación y se ha incorporado la llamada “alfabetización digital” en los planes de estudio desde edades muy avanzadas.

La tecnología está presente en todos los ámbitos de nuestra vida y en casi todas nuestras actividades diarias. Además, aprovechando sus recursos y funcionalidades, nos puede ser de gran ayuda para nuestro aprendizaje, desarrollo y progreso. Teniendo en cuenta que la tecnología forma parte de nuestra educación, debemos estar preparados para ella y estar al día en todos los avances.

Según Vargas (2009), “La tecnología en sí y ahora en especial las nuevas tecnologías que fortalecen la educación son importantes, ya que nos ofrecen diferentes maneras de relacionarnos e intervenir en el mundo, de modo que la educación tradicional cambia y se hace más interesante y de más fácil comprensión. La tecnología educativa es una combinación de máquinas, electrónica; además de métodos de enseñanza diseñados para cada vez satisfacer las necesidades y poder dar una mejor educación.”

El uso de la tecnología en la educación infantil como recurso para favorecer el aprendizaje está resultando muy beneficioso, ya que está enriqueciendo el proceso de enseñanza tradicional, para algunos, un proceso obsoleto y con muchas carencias.

Así, como objetivos básicos en cuanto a innovación tecnológica en las aulas de educación infantil nos podríamos marcar los siguientes:

  • Hacer un uso didáctico de los recursos tecnológicos existentes.
  • Enseñar a los alumnos un uso coherente y apropiado de estos recursos.
  • Adaptar las metodologías de trabajo a los cambios.
  • Basar la enseñanza en el aprendizaje significativo.

Pero, ¿a qué nos referimos exactamente con innovación tecnológica? Pongamos un ejemplo. Queremos trabajar el tema del medio ambiente y su preservación. Para ello, podemos disponer en vez de pizarras clásicas las pizarras electrónicas, además de un proyector y un ordenador para que los niños puedan ver videos, fotografías, etc. de lo que está pasando en el mundo. Será básico enseñar a los alumnos cómo se usa e ir viendo sus avances digitales.

Gracias a estas herramientas, veremos cómo se sensibilizan y se conciencian trabajando ya que no es lo mismo ver fotos o postales, o ver las imágenes de un libro, a ver a través de una pantalla imágenes reales, con movimiento, color y sonido. El mensaje cala más hondo.

Otros softwares que nos podrían funcionar muy bien con los alumnos serían juegos, cuentos electrónicos, gráficos, música, animaciones,… explotando así el aprendizaje interactivo y motivando a nuestros alumnos.

Como aportación al aula, encontramos muchas ventajas. Para empezar, crean autonomía en el alumno, aunque siempre tengan la ayuda del docente para guiarlos. Mejoran la destreza motriz de los alumnos al tenerse que ocupar del teclado y ratón. Fomentan el uso cooperativo entre alumnos, ya que se ayudan mutuamente. Estimulan nuevos aprendizajes desarrollando nuevos contenidos gracias a la búsqueda de información y motivan la comunicación entre iguales y con el docente.

A pesar de todos los beneficios, también hay que tener en cuenta una serie de hándicaps o desventajas. En primer lugar, todas las TIC exigen espacio, hardware, software, organización, etc. que no sería necesario en caso de no tratarlas. Además, hay mucha información en la red que puede ser no fiable, antigua, imparcial, etc. Y esto es muy importante a tener en cuenta porque debemos enseñar a buscar a nuestros alumnos y a desechar toda aquella información que no sirve. Por ello, el profesor, sin importar su edad, debe estar en constante formación para estar al día en los nuevos avances y el funcionamiento de esta herramienta tan importante.

A todo esto, hay que tener en cuenta que el uso de las TIC siempre debe ser tratado de forma transversal, es decir, que se trabaje desde todas las áreas del currículum (conocimiento de sí mismo y autonomía personal, conocimiento del entorno y comunicación y lenguajes).

En conclusión, el uso de las nuevas tecnologías abre un abanico de posibilidades de apoyo a los procesos de aprendizaje. Gracias a ellas, la educación tradicional va evolucionando y cambiando a mejor desde etapas tempranas. Las TIC son flexibles y se adaptan a los ritmos de aprendizaje de los alumnos, los docentes pueden ampliar conocimientos y crear situaciones didácticas creativas usando la tecnología que usan los alumnos habitualmente en su día a día, haciendo de la educación un proceso algo más divertido e innovador. El desarrollo de las TIC implica una necesidad de cambios a nivel de estructuras y de metodologías que provoca una transformación progresiva del sistema didáctico habitual que se realiza en la etapa de educación infantil. Son necesarias nuevas propuestas metodológicas distintas a las que se vienen empleando con la educación tradicional.

Y como futuros docentes, ¿creéis que las TIC son necesarias en el aula de educación infantil?, ¿pensáis que tenemos los recursos apropiados para ello?

Curso relacionado: Educación Infantil I Preparación para pruebas libres

Profile picture for user Laura López Mera
Laura López Mera

Licenciada en Pedagogía por la Universidad de Barcelona, Máster en Intervención en Dificultades de Aprendizaje en ISEP. Educación Infantil en IOC. Profesora del curso de Técnico en Educación Infantil y educadora en una escuela infantil.