La red social antisocial

carlosllach

11-04-2014

Nuestro titular parece un contrasentido y en parte lo es, por eso mismo os vamos a hablar hoy de Cloak, una aplicación que se está haciendo muy popular últimamente. Ya su nombre, traducido al español, "tapadera", nos puede dar una idea de a qué nos estamos refiriendo.

Ya sabemos que la Web 2.0 lo que ha propiciado es la interactividad del usuario respecto a Internet y de ahí que las redes sociales sean el epicentro de este término. Su ya asentamiento en nuestra vida cotidiana han conseguido el reencuentro (aunque sea virtual) con nuestras viejas amistades; y bien usadas nos acercan a conocidos que están trabajando en el extranjero o, a escala menor, nos hacen estar en contacto con nuestros amigos y familiares, pudiendo compartir con ellos fotografías, noticias, experiencias, etc.

Hasta aquí no hemos dicho nada nuevo. Pero Cloak se sirve de esa información para poder evitar a esos contactos. A pesar de que podemos estar conectados y "localizables" siempre, ya sea por el móvil o por la geolocalización, no siempre queremos que la gente sepa dónde estamos o qué estamos haciendo. Cosa que también tiene solución ya que podemos deshabilitar opciones o restringir permisos en las aplicaciones para que esto no ocurra. Pero esta app le da otra vuelta de tuerca y nos permite evitar en persona a esos contactos.

¿Cómo lo hace? Pues de momento usa la geolocalización que usan las aplicaciones como Foursquare o Instagram, para marcarte en un mapa dónde se ha hecho check-in o una foto etiquetada para saber dónde podría estar esa persona, por si pasamos por allí y no queremos encontrarla. Lógicamente no es algo perfecto, puesto que si tenemos instalada la app y esa persona no ha hecho una notificación reciente nos las podemos encontrar igual; o a lo mejor hace media hora ha chequeado en un restaurante a cinco manzanas de casa y salimos a la calle y nos topamos con ella de bruces.

Para subir la "credibilidad" o la funcionalidad de la aplicación se prevé que se amplíe la base de datos con usuarios de otras redes sociales, entre las que se descarta Twitter porque muchos usuarios desactivan la ubicación desde donde ha escrito un tweet concreto.

Desde la compañía creadora afirman que ya tiene 200.000 usuarios, así que está teniendo un éxito moderado. Esta apuesta por productos antisociales que consideran que están en auge. De hecho, de la mano de sus creadores no es el primer producto que va en ese sentido. Podéis buscar otros que están en las principales tiendas online de aplicaciones, por ejemplo Hate with Friends (que permite determinar con precisión si un usuario y otro son amigos en Facebook pero realmente se odian) o Unbaby.me (que escondía de forma sencilla las fotos de bebés o las transformaba por fotos de gatos).

 

Profile picture for user carlosllach
carlosllach