trayectoria del bañador y momentos emblemáticos

La trayectoria del bañador y momentos emblemáticos

Eva Esteve

24-05-2021

Si miramos 100 años atrás, nos encontraremos con que bañarse públicamente en Occidente es un acontecimiento bastante moderno y esto fue gracias a dos motivos: la medicina y el deporte.

Hace un siglo, las mujeres no podían bañarse en el mar o en la piscina, esto cambió debido a que por motivos médicos se expandió la creencia de que el mar era curativo y ayudaba a la procreación.

Con esta novedad y cambio social, se genera la necesidad de una nueva prenda, el bañador, pero este, tal y como lo conocemos actualmente, no apareció por arte de magia, vivió un largo y dificultoso proceso de aceptación social.

Historia bañador

 

A principios del siglo XIX el traje de baño femenino consistía en un vestido blanco de tejido francés o muselina color rosa pálido con mangas largas, guantes y sandalias pálidas. Sin embargo, los hombres tenían más libertad (y comodidad) y en el 1840 se diseñaron los primeros shorts de baño masculinos, pero no eran muy prácticos, puesto que no tenían ningún elástico y una vez mojados, por el peso del agua, se caían.

En 1890 el traje de baño femenino vivió un ligero cambio se suprimen los guantes y se transformó el vestido de manga corta a manga larga y con una longitud hasta la rodilla, este era de color negro, acompañado con unas zapatillas de baño hechas con una suela de paja y se calzaban con calcetines negros.

Posteriormente, entrando en el siglo XX las mujeres abandonan las faldas y corsés y comienzan a utilizar bloomers (Unos pantalones bombachos llamados así gracias a la mujer feminista estadounidense Amelia Bloomer que los introdujo) y se conjuntan con una parte superior de manga corta. Por fin introducen un calzado de baño más práctico hecho de goma.

Por otro lado, a principios del siglo XX Annete Kellerman, australiana y nadadora profesional, hizo una defensa pública para llevar bañadores de una sola pieza y se presentó en una playa de Massachusetts con un traje de baño ceñido, por encima de las rodillas y mangas cortas que hizo que la detuvieran.

Después apareció el icónico traje de rayas con manga corta y largo hasta la rodilla que, en el caso de las mujeres, incluía un abultado y oscuro vestido sobre el mono para que no se marcaran las formas femeninas.

En 1920 la firma Jantzen fabricó el primer bañador femenino en tejido elástico, aunque quedó reservado a las nadadoras profesionales.

Bañadores antiguos

 

Ocho años más tarde, en 1928 se lanza la primera colección de bañadores de punto pegados al cuerpo, complementados con gorros de goma elástica y albornoces, que definirán el “estilo nadadora”.

En 1935, en Estados Unidos, se fabrica el primer traje de baño femenino de dos piezas.

En 1940, las actrices de Hollywood lucen ajustados bañadores semielásticos cortados en la cintura y formando un “dos piezas”.

En 1946, Louis Réard, un ingeniero francés, diseñó un bañador de dos piezas tan “explosivo” que le nombró bikini, en honor al atolón polinesio Bikini, donde se llevaban a cabo pruebas nucleares. Réard dijo “El bikini, una bomba atómica” fue un escándalo y su uso no se popularizó en todo el mundo hasta casi veinte años después gracias a famosas como Brigitte Bardot, una de las primeras artistas que popularizó el bikini.

En España esta prenda estuvo prohibida hasta finales de los 60, y gracias al turismo empezó a normalizarse.

En 1960 el movimiento feminista contribuyere al avance de la libertad de las mujeres por mostrar su cuerpo. En la misma década en la que se presentó la minifalda apareció el monokini, creado por Rudi Gernreich. Consistía en una única pieza que cubría la parte inferior del torso y se sujetaba con unos tirantes que dejaban al descubierto el pecho y que pronto evolucionaría hasta el más conocido trikini en 1971. En esta década, aparte de producirse la aparición del concepto topless y la aceptación del bikini, surge la lycra y se convierte en el material estrella de las prendas de baño.

En 1974 Carlos Ficcardi inventa el tanga.

Vigilantes de la playa

 

En los 90, gracias a la serie Vigilantes de la Playa, el bikini pierde protagonismo en favor del traje de una pieza.

En los 2000 diseñadores como Versace o Yves Saint Laurent recuperan el trikini, que vive a principios de esta década un revival, pero que no puede competir con el bikini. En estos años nace el burkini en Australia, inventado por la australiano-libanesa Aheda Zanetti y que triunfa entre las musulmanas, al mismo tiempo comienza la polémica en occidente con esta prenda, pues se interpreta su uso como un retroceso en la libertad de la mujer.

Posteriormente hasta la actualidad, desde los bañadores de una pieza hasta los tangas en topless está bien visto y hay moda de baño para todos los gustos, esta evolución en la prenda femenina no solo es un cambio de tejidos y patrones, tiene un trasfondo mucho más relevante, es un reflejo de la lucha por la libertad de expresión y los derechos de la mujer.

Profile picture for user Eva Esteve
Eva Esteve

Graduada en Diseño de Moda por la universidad LCI Felicidad Duce en Barcelona y diseño gráfico en la escuela Llotja Barcelona. Diseñadora Freelance, manager y directora artística de eventos y profesora en CEAC en el curso de Diseño de moda. 

Curso Técnico en Diseño de Moda

en Formación Técnica / Belleza y Moda

La industria de la moda en España es una actividad de prestigio internacional que crece día tras día y que está en continua expansión. Ahora puedes estudiar Diseño de Moda a distancia y optar a multitud de...

800 Horas

Campus online

Software incluido

Solicitar información