Lo utilizo a diario pero no sé cómo funciona

CEAC Blog

06-02-2012

Para el arrastre de la materia orgánica desde nuestra vivienda al saneamiento (conjunto de obras, técnicas y dispositivos encaminados a establecer, mejorar o mantener las condiciones sanitarias de un edificio, una población, etc.) o alcantarillado (construcción que, como los acueductos,  data del período romano, y que merecería ser llamado monumento si no fuera porque solo recordamos que está ahí cuando, en busca de nuestra virginidad espiritual o cosas parecidas, visitamos ciudades como Calcuta), requiere un dispositivo que produce una descarga de agua acumulada en poco tiempo, dejando nada más que agua limpia en el codo de cierre. Es lo que conocemos como cisterna o una válvula especial llamada fluxor.

 

Pero vayamos por partes y veamos qué es exactamente un inodoro:

 

El inodoro consiste en un desagüe acodado en el que se queda agua retenida en él, formando así un cierre hidráulico o sifón, que impide la entrada de malos olores.

 

 

Como se comentaba más arriba, existen dos modos de efectuara la evacuación: evacuación con cisterna o mediante fluxor. Veamos cómo trabajan.

 

Evacuación con cisterna:

 

Cuando se baja la manija de la mochila del inodoro o cisterna, sube el brazo de palanca que tira la cadena abriendo la válvula de salida, y se cierra, al vaciarse la cisterna. Luego, la válvula de llenado incrementa el nivel de agua que hace que la boya suba y cierre el paso del agua.

 

 

Evacuación con fluxor:

 

El fluxor o válvula de descarga rápida (muy empleado en establecimientos públicos) es un dispositivo que consiste en una válvula que se intercala directamente en la red, sin necesidad de contar con depósito acumulador alguno, y que es capaz de dar un gran caudal en corto espacio de tiempo.

 

Imagen: Architonic

Profile picture for user CEAC Blog
CEAC Blog