Los 3 peores coches de la historia

Los 3 peores coches de la historia

Ricardo Romero

19-10-2017

En la historia automovilística se han creado varios vehículos poco exitosos, ya sea por su estética o por sus amplios fallos eléctricos, mecánicos y electrónicos. Hemos seleccionado los tres más considerables, seguro que alguno te va a sorprender.

Primer peor coche: Renault Duphine 1956-1971 

A finales de la Segunda Guerra Mundial la situación de la empresa Renault era un desastre. Su fundador Louis Renault había fallecido en oscuras circunstancias en la cárcel, tras ser acusado de haber colaborado con los ocupantes Nazis. Además la fábrica había sufrido los bombardeos aliados y estaba parcialmente destruida. En 1945 el gobierno francés decide nacionalizar la empresa que se vuelve la “Régie Nationale des Usines Renault”.  

Durante la guerra Louis Renault había comenzado a interesarse por un pequeño auto con motor trasero. Su sucesor, Pierre Lefaucheux retoma y termina este proyecto. El nuevo auto denominado “4CV” (4 caballos en razón de su potencia fiscal) es parecido al Volkswagen escarabajo pero con 4 puertas, siendo las puertas de adelante de tipo “suicida”.  En 1946 Ferdinand Porsche, quien había desarrollado el Volkswagen, es consultado para revisar el diseño del 4cv y da preciosos consejos para mejorar la repartición del peso del vehiculo. El 4 CV tiene un motor de 760 cc y se comienza a vender en 1947. Aunque era pequeño y algo inestable fue un rotundo éxito y contribuyo significativamente al desarrollo de Francia en la posguerra.

En 1951 la Régie decide desarrollar un nuevo modelo inspirado en el 4CV, pero más cómodo y potente. Los primeros prototipos son fabricados en Julio de 1952 y sometidos a largos ensayos y mejorías que se prolongaran hasta 1955.
Con respecto a la carrocería, fue revisada por el estilista Luigi Segre de las carrocerías Ghia (Italia). Segre había desarrollado el coupe Karmann-Ghia de Volkswagen en 1953.
En Francia, se consideraba al famoso “4 cv” como la “reina” de las rutas. Dado que este modelo estaba destinado a reemplazar a la “reina”, se le denomino “princesa” (en francés “Dauphine”).  Cabe anotar que en francés los automóviles (“voitures”) son de género femenino. 
Las primeras unidades del modelo de serie fueron ensambladas en la fábrica de Flins (Yvelines) en Francia en Diciembre de 1955. El Dauphine fue presentado al público en marzo de 1956.

Segundo peor coche: Ford Edsel 1958 

Su fabricante, el grupo Ford, entonces el segundo fabricante mundial, que había comenzado la producción del Edsel en julio de 1957, le había destinado la cifra de 250 millones de dólares, lo que significaba la cuarta parte de sus inversiones en una década de todo el grupo Ford (constituido por las marcas Ford, Mercury y Lincoln) y cuando cesó su fabricación en noviembre de 1959, a los veintinueve meses de su comienzo, el grupo Ford había perdido con su Edsel 350 millones de dólares. Por ello, bien podría ser considerado como el particular “Titanic” de la Ford, pues probablemente nunca tan caros habían salido 110.000 automóviles para fabricante alguno.

La verdad es que la sonada presencia del Edsel en el mercado –el Edsel era un nuevo automóvil de una nueva marca de la casa Ford- obedecía a la más estricta lógica ya que, al menos en USA, era excesivo el salto económico requerido al dueño de un simple Ford que quisiera algo más dentro de la oferta de esta empresa.

Lo cierto era que el usuario de un Ford (similar en precio y prestaciones a las otras marcas más económicas: Plymouth, Chevrolet o Studebaker), sin salir de los productos de la Ford Mo Co, no tenía más recurso que optar por un Mercury, un Ford de lujo, (marca ésta, Mercury, a la par de un Dodge, De Soto, Pontiac, Oldsmobile, Nash o Hudson)  o por un carísimo Lincoln (rival de Cadillac, Imperial o Packard, que eran las marcas de lujo en el mercado USA) sin salir del catálogo del grupo Ford.

Tercer peor coche: Amphicar 1961 

Este se acoplaba a una caja de cambios Hermes, similar a las utilizadas por Porsche, pero con la particularidad de tener 4 cambios para transitar en tierra y 2 específicos para los cruceros en el agua. El Amphicar tenía dos hélices montadas en la parte trasera, debajo de la defensa, que se utilizaban exclusivamente en sus expediciones acuáticas. En carretera alcanzaba una velocidad máxima de 120 Km/hora y en el agua de unos 15 Km/hora.

Su carrocería de 2 puertas convertible, fabricada en acero y totalmente impermeable, se ofrecía únicamente en 4 colores: Rojo, blanco, azul y verde. Pesaba 1.050 kilos, su largo total era de 4.3 metros. Como dato interesante conviene mencionar, que en el agua, sus ruedas delanteras funcionaban como timón. El 16 de septiembre de 1965, dos Amphicar tripulados por los capitanes de la armada británica Peter Tappenden, Michael Bailey y el sargento Joe Minto, acompañados por Timothy Dill-Russell propietario de uno de los vehículos, cruzaron el canal de la mancha entre Dover y Calais en 7 horas y 20 minutos. Un intento similar no tuvo un final feliz, ya que un Amphicar fue chocado y hundido por un gran barco, cuando se intentaba cruzar el estrecho de Gibraltar entre Europa y África.

En este artículo se han explicado sólo tres coches de los cientos que fueron desastres en la historia. Hoy en día este tema está muy estudiado con medios que antiguamente no había. ¿Crees que en la actualidad hay algún vehículo que debería estar entre los peores?

Curso relacionado: FP de Grado Medio de Electromecánica de Vehículos Automóvile

 

Profile picture for user Ricardo Romero
Ricardo Romero

Ingeniero Técnico Industrial especializado Electrónica Industrial. Técnico Superior de Electromecánica de Vehículos y técnico Hardware/Software de Sistemas Informáticos.