Los "comecocos" más frecuentes

CEAC Blog

30-12-2014

Hace un par de semanas hablábamos de la diferencia entre basura mental y pensamientos útiles. Cierto es que todos tenemos nuestros propios fantasmas internos pero una cosa es pensar sobre cosas que pueden preocupar a todo el mundo y otra diferente echarle más leña al fuego de la necesaria a ciertos temas.

Vamos a hablar de aquellos temas que más nos preocupan:

Familia: es importante comprender y aceptar que nuestros familiares no ven el mundo igual que nosotros por lo que, es inútil entrar en polémicas repetitivas para convencerlos de nuestros puntos de vista y que no van a ninguna parte realmente. Acepta a cada persona como es, incluyendo cómo te ven a ti, con tolerancia y ánimo conciliador, pues la familia no se elige, es la que toca. Puedes elegir estar o no presente, pero si eliges estar, no hagas de tu presencia la amargura de su existencia.

Hijos: todos los padres deseamos que les vaya bien en la escuela, que no se metan en problemas, que estén sanos, que se lleven bien con los demás, etc. Seamos realistas, no va a ser siempre así y suerte que así sea.  Necesitan tropezar, pues la superación de sus problemas les hará más fuertes. Desdramatizar cada situación no sólo te ayudará a ti, sino también a ellos que no crecerán con los mismos pensamientos obsesivos. Además, recuerda que un niño que crece bajo la sobreprotección de sus padres, es un futuro niño que se sentirá inútil e inseguro en todo lo que haga.

anunciantes

Pareja: no todas las relaciones de pareja deben ni pueden salvarse, pero si has decidido agotar todos los cartuchos, renuncia a la pareja perfecta. Nadie lo es, ¿cómo pretender entonces que nuestra pareja lo sea si ni lo somos nosotros? intenta negociar en las situaciones más conflictivas.

Salud: si tienes miedo sobre si puede ocurrirte algo, hazte un chequeo y, cuando tengas los resultados, actúa en consecuencia con ayuda del personal profesional sanitario. Si estás bien y quieres mantenerte así, cuídate, por fuera y por dentro. Cambia las quejas, las preocupaciones, los lamentos... por más acción.

Las noches: si tratas de conciliar el sueño y después de 15 minutos no logras sacarte ciertos pensamientos de la cabeza, no caigas en la trampa de creer que dándoles más vueltas lograrás deshacerte de ellos, levántate,  haz una lista con aquellas cosas pendientes que tienes por hacer y que aparecen en tus pensamientos y si se te ocurre alguna solución a alguna de ellas, anótala a continuación y sino, anota el momento del día siguiente que vas a dedicar a buscar otra salida a ese problema. Cuando empieces a tener sueño de nuevo, vuelve a la cama.

La soledad: la vida es cambio. Es un continuo tomar y soltar, recibir y despedir. Todos estamos solos en determinadas temporadas. En lugar de preocuparte de si te vas a quedar solo este fin de semana, abraza a la soledad y piensa en planes que puedes hacer tú a tu aire o bien ayudando a alguien que lo necesite.

pensar

Profile picture for user CEAC Blog
CEAC Blog