Los mejores alimentos para ayudar a combatir la gripe
06/02/2019
Noemí Ojeda

Los mejores alimentos para ayudar a combatir la gripe

Dietética y Cocina

Cada año por esta época la temida gripe suele estar en boca de todos. Es lógico, porque durante los meses que van de diciembre a marzo, la actividad de los virus alcanza su punto álgido y comienzan a expandirse entre la sociedad haciéndonos moquear, sentirnos febriles y tiritar mucho. 

 

La razón de tanta alarma ante este pequeño virus es que, cuando llega, "arrasa" y, entre otras cosas, colapsa los servicios de Urgencias de numerosos hospitales y centros de salud.

 

La familia de virus que agrupa los que conocemos como virus de la gripe es especialmente contagiosa –por tanto, es fácil que enfermes aunque te protejas– y te deja totalmente fuera de juego durante al menos una semana. Puedes estar en plena forma un día y al siguiente notarte sin fuerza y solo con ganas de meterte en cama y esperar a que remitan los síntomas.

Aunque la gripe y el resfriado pueden ser muy similares es importante saber diferenciar los síntomas de cada dolencia para tratarla de forma efectiva.

 

Las principales características de la gripe son:

• Goteo nasal

• Estornudos

• Picor de ojos

• Fiebre

• Tos

• Dolor de cabeza

• Dolor de garganta

 

Una vez reconocida la gripe, vamos a tratar de combatirla con algunos remedios alimentarios, o, al menos, vamos a intentar alejarla para evitar caer este año en este largo listado de síntomas y malestar.

 

En primer lugar, recomendaremos la hidratación. Es muy importante hidratarse durante el invierno, del mismo modo que lo es durante el verano. Ante temperaturas frías, nuestro cuerpo no es capaz de notar la sensación de sed, por lo que llega a olvidar beber agua. Es por ello que ante situaciones de moqueo, irritación de ojos y mucosas, y tos, es fundamental que vayamos bebiendo agua para evitar una posible deshidratación. Y mucho más importante es aún cuando se produce algún caso de fiebre

 

El zumo de naranja es conocido desde tiempos ancestrales de nuestras abuelas como remedio ante el resfriado, pero, ¿por qué? La respuesta es por su contenido en vitamina C, antioxidante popular capaz de ayudarnos ade la gripe y ayudarnos en la mejoría de los mismos. 

 

Otro de los remedios clásicos que pueden ayudarnos mucho especialmente con la tos y el dolor de garganta es la miel. Usada en infusiones templadas, nunca demasiado calientes, la miel es un calmante de la irritación de nuestra garganta, aportándonos además numerosos beneficios, pero, ¡ojo!, cuidado con sus calorías, es un edulcorante natural. 

 

El ajo y la cebolla, por sus propiedades anti fúngicas, también son aliados contra la gripe y las infecciones oportunistas que a veces se desarrollan tras pasar un cuadro vírico. El ajo puede ayudar a combatir la tos, los resfriados y la sinusitis. El ajo fresco y crudo es el que aporta más beneficios a la salud, aunque la mayor parte de sus propiedades se conservan si lo picas o exprimes. La cebolla, por su parte, es el alimento más rico en quercetina, un antiinflamatorio, antioxidante y antibiótico natural. Se puede comer en ensaladas o preparar un jarabe de cebolla y miel. 

 

El jengibre es una raíz con sabor picante que ayuda a deshacer las flemas y mucosidades, de modo que limpia el árbol respiratorio de los pulmones y bronquios y alivia los síntomas de la congestión. El jengibre puede tomarse fresco, en tés o cocinado con alimentos. También está disponible en cápsulas, y puedes tomar 250 a 500 mg hasta tres veces al día, aunque la mejor recomendación es en infuisones con miel y limón. 

 

Para combatir bien la gripe, prepara por ejemplo esta sencilla infusión: pica una cucharada de jengibre fresco y agrégalo a una taza de agua hirviendo. Puedes añadir miel y un poco de limón

 

El jengibre te ayudará a sentir mejor por sus propiedades analgésicas, antipiréticas y antibacterianas.

 

Además de todos estos, las frutas y verduras variadas contienen una fuente de vitaminas y minerales esencial para la función reguladora que ejerce nuestro organismo. Es importante por tanto no olvidar tomarlas en cremas y sopas, como guarnición e incluso en ensaladas, para contribuir a un estado de salud óptimo y cuidar nuestras defensas. 

 

Pero todo esto no sería lo mismo sin el marco de una alimentación saludable, unos buenos hábito y una práctica regular de ejercicio. Cuidémonos todo el año tanto por fuera como por dentro y estaremos listos para combatir cualquier virus, ¡nada podrá con nosotros!

 

 

Curso relacionado: Curso de Dietética y cocina 

Los mejores alimentos para ayudar a combatir la gripe
Noemí Ojeda

Diplomada en Nutrición Humana y Dietética por la Universidad Pablo de Olavide (Sevilla). Master en Profesorado de Educación Secundaria Obligatoria, Bachillerato, Ciclos Formativos e Idiomas por la Universidad de Sevilla. Especialista en Tratamiento dietético del sobrepeso y la obesidad por la Universidad de Barcelona. Profesora del curso de Técnico en Nutrición y Dietética."