Mantenerse hidratado, la clave para este verano

Mantenerse hidratado, la clave para este verano

Laura Garbayo

09-07-2018

Por fin ha llegado el verano, y con él, las vacaciones y los días de descanso para muchos de nosotros. Pero también, vienen las altas temperaturas, el calor y los sudores. Es importante mantener siempre una buena hidratación de nuestro organismo a fin de prevenir problemas mayores. Veamos algunos consejos que nos ayudarán a pasar el verano bien hidratado, y así poder disfrutar de esas vacaciones tan esperadas durante el resto del año.

Nuestro cuerpo está compuesto por un 80% de agua; por ese motivo es sencillo de comprender la importancia de mantener una buena hidratación a fin de mantener cuidada nuestra salud. Podemos definir el término hidratación como aquella acción de ingerir líquidos en diferentes formas, de un modo continuado y permanente. Dicha acción tiene como objetivo principal reemplazar aquellos líquidos naturales que el organismo gasta cuando realizamos diferentes actividades, especialmente cuando se realiza ejercicio, a través de la sudoración y/o transpiración.

Nuestro organismo pierde de manera continua fluidos. Podemos perder líquido a través del sudor o del el vapor de agua emitido con la respiración y la orina entre otros. También se favorece la deshidratación en situaciones como padecer fiebre o realizar ejercicio. Asimismo, se puede incrementar la deshidratarse en casos de estar vomitando, padecer fuertes diarreas o está sudando en exceso. Las personas mayores, muy jóvenes o que tienen una enfermedad crónica tienen un riesgo mayor. Para evitar complicaciones de salud, es importante mantener la hidratación de nuestro organismo. Cuando estamos deshidratados, nuestro cuerpo no tiene suficientes líquidos y electrolitos para funcionar bien. En promedio, una persona necesita diariamente aproximadamente de tres cuartos de agua; 2.8 litros. La ingesta de agua diaria es fundamental, pero no es el único modo. Beber infusiones, comer fruta, los caldos incluso los refrescos, aportan a nuestro cuerpo cantidades de agua que nos ayudan a mantener los límites de hidratación dentro de los varemos correctos. En el momento en que los líquidos perdidos no son adecuadamente repuestos, se presenta una situación de déficit de agua conocida como deshidratación. Una pérdida de un 2% aproximadamente del agua corporal puede suponer entre otros síntomas, una disminución del 20% de nuestra energía física y cuando se pierde el 10% se amplía el riesgo de sufrir complicaciones graves.

Veamos las principales señales de deshidratación en adultos:

 Presentar la piel seca

 Orinar con menor frecuencia de lo habitual

 Orina de color oscuro y orina concentrada

 Sensación continúa de cansancio

 Mareos y desmayos

 Incremento de la sensación de sed

 Cefaleas

 Malestar general

 Los signos de deshidratación el caso de los más pequeños incluyen boca y lengua secas, llanto sin lágrimas, no mojar el pañal durante tres o más horas, fiebre alta y  estar anormalmente dormido o somnoliento.

Estudios demuestran que la ingesta de bebidas de diferentes sabores, favorece en consumo de mayor cantidad de líquidos, optimizando de ese modo la hidratación. Tengamos en cuenta que además de la cantidad de líquidos necesarios para asegurar un balance hídrico adecuado, es fundamental tener en cuenta el perfil nutricional de las diferentes bebidas y su equilibrio en el global de nuestra dieta. Detallemos algunos de los líquidos que nos pueden aportan grandes beneficios, no sólo para incrementar nuestro aporte diario de agua, sino para favorecer un buen equilibrio en nuestra dieta. El agua; es fundamental a fin de calmar la sed. Los zumos de fruta y frutas; no sólo contienen un alto contenido hídrico, si no que aportan vitaminas y minerales a nuestra dieta, incrementando así el nivel de energía. La bebidas refrescantes; están se han de consumir de manera ocasional, ya que presentan un alto contenido en azúcares y otros componentes. Las bebidas para deportistas; incrementan de manera rápida la hidratación, pero al igual que los refrescos, se han de consumir ocasionalmente. Los tés o infusiones; se preparan con agua y distintas variedades de plantas de diversos sabores. Los podemos consumir calientes o fríos. Es una buena alternativa para aquellos que no beben la suficiente agua.

Pero la ingesta hídrica no es el único factor a tener en cuenta para evitar la deshidratación durante los meses de verano. Evitar las horas punta de calor, es imprescindible, especialmente en edades avanzadas y en el caso de los bebes. En caso de salir a la calle, proteger nuestra cabeza con algún gorro. Intentar caminar por las zonas opacas y mantener las persianas de nuestros hogares bajadas a los largo del día. Estos son consejos sencillos, que nos ayudarán a sobrellevar el calor del verano.

En resumen, las altas temperaturas han llegado, y a pesar que la playa y el aperitivo en terrazas nos espera, este incremento de calor puede pasarnos factura. Sigamos los simples consejos para mantenernos hidratados y evitemos complicaciones de salud. ¿Estamos preparados para combatir el verano de un modo sano y con ilusión?

Curso relacionado: Auxiliar de enfermería 

Profile picture for user Laura Garbayo
Laura Garbayo

Laura Garbayo Hermoso. Licenciada en Bioquímica, Diplomada en Enfermería. Máster en Enfermería Escolar y Máster en Urgencias.
Durante mis más de cinco años de ejercicio como enfermera en el servicio de urgencias del Hospital de Barcelona, he procurado no abandonar mi otra vocación profesional, la docencia, la cual vengo desempeñando desde el año 2004. De este modo tengo  la oportunidad de aunar mis dos perfiles profesionales, por los que siento absoluta devoción.