Masaje Candle

CEAC Blog

25-03-2015

 

"Equilibrio,paz interior y magia"

  

El  masaje Candle, se trata de un oasis de bienestar físico y mental, un mundo de equilibrio, paz interior y magia, un tratamiento SPA de ciudad diferente para liberar al cliente de las preocupaciones de su rutina diaria.

El descubrimiento del fuego marcó en la historia de la humanidad un antes y un después en su evolución. Este descubrimiento supuso mucho más que proveerle de calor en los fríos días de invierno: sirvió para iluminar las noches y hacer que el interior de las cavernas donde se refugiaban se convirtieran en el prototipo de lo que hoy conocemos como “hogar”. Esto fue posible porque se iluminaban su interior con lámparas de aceite, sebo, brea o cera.

Con el paso del tiempo, estos materiales fueron evolucionando y se les añadían perfumes, esencias y resinas aromáticas para que fueran esparciendo su fragancia en los lugares que iluminaban. La danza mágica de la llama que ilumina con su luz las estancias oscuras, es la mejor forma de representar el símbolo de la “luz de la verdad”, que hace desaparecer la oscuridad allá donde se manifiesta. Por esta razón, las velas han sido, desde hace siglos, la representación de todo lo positivo y están presentes en la mayoría de rituales religiosos y paganos.

Con la aparición de la aromaterapia, el mundo de las velas se enriqueció con su arte. Hoy existen velas aromatizadas con esencias sutiles y evocadoras de sensaciones que van recorriendo el camino de los chakras, desde lo más mundano a lo más sublime y excelso. Luz y aroma en armonía para unificar la energía vital y potenciar cualquier terapia que realicemos.

Los materiales con los cuales se fabrican las velas son en su mayoría de origen vegetal y animal. Ceras y óleos sirven también para fabricar cremas de masaje o para el cuidado de la piel. Así nació el masaje Candle está inspirado en la liturgia de las velas, uniendo su enorme potencial simbólico, que tan arraigado está en el inconsciente colectivo, a las extraordinarias cualidades de los componentes naturales con los que se fabrican las velas.

Esta terapia, llamémosla “sensual”, está ligada al olfato, el sentido más instintivo y con una función vital para la supervivencia, no sólo de los animales, como se suele suponer, sino también de los humanos.

Basado en esta premisa, ya en el siglo V a.C., Hipócrates, el padre de la medicina, aseguraba que “el camino hacia la salud es un baño aromático y un masaje con aceite todos los días”.
Los aceites esenciales son sustancias aromáticas muy volátiles que se extraen de plantas, cortezas de árboles, raíces, semillas, resinas y flores. Estos compuestos químicos orgánicos concentran toda la energía y vitalidad de las plantas y son solubles en aceite, agua o alcohol. Como señalábamos anteriormente, añadidos a la cera de las velas, al ser encendidas se emanan perfumando el ambiente. De este modo, al ser inhaladas indirectamente, sus moléculas odoríferas llegan a los órganos internos (glándulas, nervios y aparato circulatorio.) y ejercen una acción armonizadora, relajándolos o
Otras moléculas actúan de forma más directa por medio de los diez millones de neuronas que poseen en la nariz (los receptores olfatorios) y llegan al sistema límbico, el centro emocional del cerebro.

La aromaterapia, y en concreto el masaje con las velas, es un método que se utiliza para aliviar una amplia variedad de síntomas, desde la ansiedad hasta el insomnio, el acné, el estrés, el envejecimiento cutáneo y muchos otros.

Las velas especiales para el masaje ayudan a imprimir en los ambientes la vibración energética necesaria para cada ocasión. Pero, como los olores están relacionados con el gusto personal, la elección más adecuada es siempre aquella que respeta las propias sensaciones.
La mejor manera de aprovechar la acción de la terapia Candle es iluminando el ambiente sólo con velas de un color elegido y relajar al cliente durante 5 ó 10 minutos, cubierto con una sábana mientras se escucha una música especial.

Se puede completar el ejercicio utilizando un hornillo o difusor para aceites para aromatizar la cabina.

Es recomendable elegir la tonalidad de las sábanas de acuerdo con el protocolo. Por ejemplo, el cansancio o la ansiedad pueden aliviarse con colores azul, violeta, índigo, rosa, verde y blanco. Es preferible no usar nunca el amarillo o el turquesa. En cada caso particular se unirán, pues, los colores y los aromas. Con un poco de información y dejando que tu intuición te guíe, conseguirás que los tres niveles de energía vital en tus clientes (física, psíquica y emocional) estén en armonía.

fuente: cosmobelleza

Profile picture for user CEAC Blog
CEAC Blog