Medidas de seguridad en instalaciones de producción de calor

Medidas de seguridad en instalaciones de producción de calor

Raúl Cardete

07-12-2017

En este post os vamos a hablar sobre medidas de seguridad a tener en cuenta a la hora de utilizar aparatos de combustión como pueden ser las calderas convencionales, y de la seguridad en instalaciones de gas. Comenzamos con una definición: un tipo de instalación térmica es la destinada a la producción de calor. Hoy en día y gracias a la evolución tecnológica, se puede producir energía calorífica a bajo coste y con mínimas repercusiones ambientales a través de multitud de instalaciones generadoras como, por ejemplo: calderas, bombas de calor, grupos cogeneradores o energía solar. Cada una de estas instalaciones requiere de fuentes de energía externas para producir calor como, por ejemplo, el gas natural, el gasóleo, el sol o la electricidad. Su correcta utilización, implica la necesidad de adoptar una serie de medidas de seguridad a la hora de utilizar aparatos de combustión como por ej. las calderas convencionales.

Consejos de seguridad para instalaciones de gas natural

1.- Sólo las empresas instaladoras autorizadas pueden hacer o modificar una instalación de gas. Ante cualquier anomalía, ya sea en los aparatos o en la propia instalación, siempre se debe avisar al servicio técnico del fabricante o a la empresa instaladora.

2.- Se ha de mantener la instalación al día. Para ello, y según la normativa vigente, se está obligado a realizar el mantenimiento de la instalación y los aparatos de gas, y hacer un buen uso. Por lo que cada año, el propietario o usuario ha de hacer revisar la caldera por una empresa habilitada. Cada 4 años, el usuario es responsable de realizar el mantenimiento del calentador de agua caliente por una empresa habilitada. Y cada 5 años, es la empresa distribuidora la que está obligada a inspeccionar la instalación receptora de gas y el funcionamiento de los aparatos.

3.- En caso de ausencias largas y prolongadas, se debe cerrar la llave de paso del gas a la vivienda.

4.- Debe mantenerse una ventilación adecuada. Las rejillas de ventilación y los conductos de evacuación de gases de combustión deben estar en perfectas condiciones y no tenerlos obstruidos en ningún caso. Además, teniendo en cuenta que los conductos de salida de gases son fundamentales, deben ser instalados por un especialista, y cumplir con la normativa específica.

5.- Hay que prestar atención a la instalación. Es muy importante comprobar el estado de la llama, ya que nos indica si la combustión que se está realizando es correcta. Si tenemos una llama estable y de color azul, esto nos indica que existe una buena combustión. Hay que tener en cuenta, que se pueden producir intoxicaciones por inhalación del monóxido de carbono (CO) como consecuencia de una mala combustión de los aparatos de la instalación, y que puede tener efectos no deseados. Se han de evitar derrames de líquidos y corrientes de aire que puedan apagar la llama. Para un mayor nivel de seguridad, al estar todo el circuito de combustión aislado, optar (en caso de nueva construcción o sustitución) por instalar una caldera estanca.

Bien, ya tenemos una serie de consejos muy útiles y que nos pueden ayudar a tener la certeza de que nuestra instalación es segura.

Pero, ¿cómo debemos actuar si detectamos olor a gas?

Es importante la detección de una posible fuga de gas, para evitar o prevenir cualquier tipo de incidente indeseable ligado al suministro.

Existen tres señales que nos pueden indicar una posible fuga de gas:

  • Olor a gas, si bien el gas natural es incoloro e inoloro, las empresas distribuidoras le agregan un agente odorizante que ayuda en la detección de fugas.
  • Silbido, sonido parecido a un soplido al existir una fuga importante de gas.
  • Burbujas en agua estancada, en este caso sería para detectar una fuga en el exterior de nuestra vivienda.

Por lo tanto, si detectamos una fuga de gas, lo que debemos hacer es evaluar el peligro y verificar si se trata de un problema pequeño o una emergencia importante, por lo que los pasos a seguir dependerán de la magnitud de la misma.

Si se puede respirar con facilidad, si el olor a gas no es insoportable y si no escuchas un sonido fuerte de gas escapándose en algún sector de tu vivienda, lo más probable es que te encuentres frente a un escape menor. En este caso, la forma de actuar será la siguiente:

  1. Abrir todas las puertas y ventanas para que el local o estancia quede bien ventilado.
  2. No accionar interruptores ni aparatos eléctricos.
  3. No encender cerillas ni mecheros, y no cabe mencionar que tampoco se debe fumar.
  4. Cerrar los mandos de los aparatos de gas y la llave general de paso de la instalación.
  5. Llamar a la empresa comercializadora de gas y seguir sus instrucciones.
  6. No volver a abrir la llave de paso hasta haber reparado la instalación o el aparato averiado.

Si, por el contrario, no se puede respirar con facilidad, si el olor a gas es insoportable o si escuchas un “soplido o silbido” que indique que está saliendo mucho gas, lo más probable es que estés frente a una emergencia inmediata y la fuga sea muy grande. Ante esto, te recomendamos, sobre todo, tener mucho cuidado y actuar de la siguiente manera:

  1. Sacar a todos los ocupantes fuera de la vivienda.
  2. No intentar encontrar el origen de la fuga.
  3. No tratar de apagar las válvulas de gas o electrodomésticos. 
  4. No utilizar ningún tipo de dispositivo eléctrico o mecánico (incluyendo smartphones, tabletas, pc’s…).
  5. Llamar, desde el exterior o desde la casa de un vecino, a la comercializadora del suministro de gas natural y seguir sus instrucciones. Ante el riesgo de explosión puedes contactar algún teléfono de emergencia.
  6. No volver a entrar en la vivienda hasta que recibir la autorización por parte del personal de emergencia o de algún profesional de la comercializadora.
  7. Si la válvula de cierre del medidor se encontrara en el exterior, se puede intentar cerrar, ya que en ese punto no habrá inhalación y las compañías así lo aconsejan.

Esperamos que, con todas estas pautas y consejos, tengas más clara la forma de actuar ante una posible contingencia en tu instalación, y así puedas evitar situaciones de riesgo para ti y para todos los que te rodean.

Profile picture for user Raúl Cardete
Raúl Cardete

Ingeniero Técnico en Ingeniería Industrial especialidad Electricidad. Experiencia en instalaciones eléctricas de BT - AT y automatización, sistemas eléctricos de potencia y energías renovables