Mobbing entre compañeros de trabajo

CEAC Blog

17-04-2015

En las últimas entradas de la categoría "Psicología" me he centrado sobre todo en la Psicología del trabajo. Ya hemos hablado de varios temas relevantes para una organización y para nuestro día a día como la ansiedad laboral que crea la crisis que arrastran algunas empresas hoy en día (por sobre carga de trabajo), hemos hablado de los efectos que puede tener a largo plazo el estrés laboral, hemos hablado también de aquellas empresas que tienen un ambiente laboral tóxico, incluso de los factores de riesgo que nos pueden estar indicando que se está sufriendo una situación de mobbing por parte de la empresa hacia un trabajador y lo que puede hacer la empresa ante una situación así. Pero...

¿Y cuando el mobbing se da entre los propios compañeros de trabajo?

Es una situación que cada vez se está dando más en las empresas y de la que quizás no se habla tanto, pues es mucho más notorio hablar de la empresa acosando al trabajador (fuerte y débil), pero poco se dice cuando el acoso es entre "iguales".

No sería la primera vez que existen tensiones entre trabajadores de una empresa o un mismo departamento.

¿Cómo saber si puedo estar sufriendo dicho acoso?

mobbing

Pueden pasar a no saludarte ni hablarte, excluirte de un grupo sin explicación alguna (al que inicialmente te habían incluido sin haberlo pedido),  interrumpir tu trabajo o entorpecerlo,  menospreciarlo y echarlo por tierra, coaccionar a otros compañeros para que no hablen contigo, crear rumores infundados que te pueden perjudicar,   ridiculizar tu actitud proactiva haciéndote pasar por "pelota", "trepa" o "desesperado", no elogiar un ascenso o bien difamar que ha sido gracias a conductas impropias, recibir críticas exageradas ante el menor fallo,  utilizar información de poder para crear tensión e inseguridad en el lugar de trabajo, humillaciones ante terceros, irritarte haciendo burlas o criticando a compañeros que aprecias, y un largo etc. Estos son sólo algunos ejemplos.

¿Qué provoca?

Lógicamente, todo esto mina la motivación del trabajador. No sólo puede estar sufriendo el propio estrés que te da el día a día del trabajo y los diferentes proyectos en los que estás inmerso sino que encima debes salir airoso de todo esto en un ambiente hostil. Es una situación que no se hace nada agradable y puede afectar la productividad y rendimiento de este trabajador con las consecuencias que esto puede tener para la empresa si el desempeño de esta persona es crucial para el buen funcionamiento de la misma. Y no hablemos ya a nivel personal para la propia persona.

¿Qué podemos hacer?

Ojo, porque cada caso debe estudiarse minuciosamente y con la ayuda de expertos (psicólogos). Puede haber un trabajador que haga una acusación formal de mobbing y no tiene por qué ser cierta. Ver a un trabajador eufórico, que habla y ríe con unos y otros,  con un tono de voz elevado y firme, por ejemplo, nos puede estar indicando que habría que vigilar si cumple todos los requisitos clínicos para poder estar hablando de un caso real de mobbing; pues normalmente estas personas, debido al estrés a largo plazo soportado por esta situación, suelen relacionarse con pocas personas, mantener un tono de voz bajo y pasar siempre que puedan, desapercibidas.

Desde luego, es una situación insostenible y bochornosa que no debería permitirse y aquí la empresa, también debería tomar cartas en el asunto.  ¿Cómo? observando más a sus trabajadores, observando qué hace cada uno y la relación del día a día entre los mismos ya que, muchas veces, por miedo a las posibles represalias; estas personas callan y aguantan esta situación y es una lástima que personas que están a gusto con sus funciones en una empresa y que pueden y quieren dar más, se estén viendo coaccionadas por otras que deberían preocuparse más por su qué hacer diario laboral en lugar de participar activamente o ser cómplice de anular al compañero.

Profile picture for user CEAC Blog
CEAC Blog