Molinos de viento para la reina de París

CEAC Blog

23-12-2014

Hoy en día nos cuesta imaginar el asombro que en 1878, con motivo de la exposición universal de París, causó el encendido de bombillas eléctricas a lo largo de la avenida y la plaza de la Ópera de la ciudad. Que la ciudad fuese capaz de iluminarse y brillar como nunca en medio de la noche, y con una nueva tecnología - la electricidad, le valió el sobrenombre a París de la Ciudad de la Luz.

En aquella célebre exposición universal, París rindió homenaje a Thomas Edison, inventor de las bombillas, pero si el encendido eléctrico causó sensación, como anécdota también os comentaremos que el Templo Fonográfico, que también reunía las invenciones de este ilustre genio, todavía resultó más popular y admirado. Las "máquinas parlantes" y la posibilidad de que los visitantes pudiesen grabar su propia voz para experimentar luego el placer de oírla fueron un éxito rotundo.

El caso es que justo 11 años después de los hechos que os acabamos de comentar, en 1889 tuvo también lugar en París otra exposición universal y en este evento la gran protagonista, y protagonista también de esta entrada, no fue otra que la archiconocida Torre Eiffel.

Resulta también que nuestra férrea torre, y reina indiscutible de la ciudad de la luz, en sus 125 años de vida ha sido protagonista de asombrosas y extraordinarias iluminaciones siendo hoy en día el símbolo de la magia de la luz, haciendo soñar todas las noches a todos los que la contemplan con su alumbrado, sus fantásticos destellos y su brillante faro.

Por supuesto la iluminación y los destellos de la torre se han ido adaptando a los nuevos tiempos y, hoy en día, gracias a las nuevas tecnologías, el consumo de energía es mínimo. Por ejemplo, cada una de las 20.000 bombillas que emiten los destellos (superpuestos a la iluminación dorada fija de la torre) tienen solo una potencia de 6 vatios. Pero la Torre Eiffel acaba de dar un paso más hacia la sostenibilidad y, a partir del próximo 1 de enero, TODA la electricidad consumida será procedente de energías renovables. Este es el compromiso que Gaz Electricité de Grenoble, la compañía que a partir de 2015 suministrará la electricidad a la torre, ha asumido.

Y por si esto no fuera poco, a los paneles solares, al sistema de recuperación de agua de la lluvia y a los vidrios de aislamiento térmico que durante este año 2014 se han instalado en los pabellones de la primera planta, se suma también la instalación para 2015, de dos mini aerogeneradores que podrán llegar a producir 10.000 kilovatios de electricidad para auto abastecer el consumo de la torre.

Está claro pues que, a partir de 2015, la Torre Eiffel brillará, más que nunca, con luz propia.

Imagen vía

 

Profile picture for user CEAC Blog
CEAC Blog