No es la carne y la sangre, sino el corazón, lo que nos hace padres e hijos

CEAC Blog

27-06-2013

Y partiendo de esa base (frase que da título a este post) vamos a hablar de los elementos claves para favorecer la integración de los niños adoptados que no son otros que la escuela y la familia y su trabajo conjunto por y para el más pequeño.

Tras varias investigaciones se ha demostrado que las variables más implicadas en la integración escolar del menor adoptado son, entre otras,  la edad (cuantos más años, más se han visto expuestos a diferentes factores negativos relativos al periodo previo de adopción), el tiempo de institucionalización tras la separación de los menores de su entorno original (a mayor tiempo, mayores los efectos negativos psicosociales a largo plazo en el menor) y las expectativas de los padres adoptivos respecto al menor (a veces asocian el retraso escolar a una mala adaptación al nuevo hogar, lo que reduce su satisfacción con la adopción y esto a su vez puede contribuir a aumentar dicho retraso escolar).

Con la intención de sensibilizar a maestros y educadores recordaremos que el niño adoptado tiene un doble reto respecto a sus compañeros, pues no sólo tiene que adquirir nuevos conocimientos y madurar su proceso de socialización sino que también, al mismo tiempo, tiene que adaptarse a un nuevo hogar, un nuevo entorno y establecer nuevos vínculos emocionales.

Se hace necesario respetar el ritmo quizás más lento al principio de estos pequeños y acompañarles y guiarles en las dificultades que vayan encontrando por el camino con el trabajo conjunto de padres y profesores.

Fuente: Berástegui, A. y Rosser, A. (2012) La integración escolar de los menores adoptados: percepción parental y variables implicadas. Anuario de Psicología: The UB Journal of Psychology, Vol.42 (3), 343-360.

Profile picture for user CEAC Blog
CEAC Blog