No hay últimas partes ni se llega a la escasez si se sabe compartir

CEAC Blog

06-11-2012

Debemos saber que los niños son egoístas por naturaleza, es decir, que ningún niño quiere compartir sus juguetes porque considera que todos los objetos que tiene a su alcance son suyos y de nadie más. A partir de los 6 años pueden empezar a compartir sin que ello acabe en conflicto pero es un proceso gradual.

¿Cómo podemos enseñar a un niño a compartir? Con paciencia, elogiándolo siempre que haga cualquier intento por compartir y enseñándole, por ejemplo, el concepto de propiedad.

kids share

Veamos un ejemplo práctico:

Óscar y David son dos compañeros de clase de 5 años que están jugando y tú eres la responsable de su cuidado hasta que lleguen sus padres. Todo va bien hasta que David le quita el coche de juguete a Óscar y este se pone a llorar desconsoladamente. Tú retiras el juguete a David y entonces ambos se ponen a llorar y a patalear en el suelo.

¿Qué podemos hacer? Podemos empezar a enseñarles el concepto de propiedad cogiendo todos los juguetes y etiquetándolos con un nombre u otro según sean de Óscar o David (les ayudaremos) y dejaremos sin etiquetar aquellos que sean comunes. Debemos asegurarnos de que se han saciado de jugar antes de que pasen el turno al otro para jugar con aquellos juguetes comunes.

¿Y si aún así alguno no quiere compartir? Entonces usaremos las consecuencias naturales que se derivan del hecho de no compartir; deberá ser para él más desagradable que compartir. Podemos utilizar la sobrecorrección (si el niño no sabe guardar su turno para compartir, perderá el derecho a seguir jugando) o bien “castigar al juguete” (retirar el objeto de discordia en un lugar al que no tendrá acceso).

Profile picture for user CEAC Blog
CEAC Blog