Nuevo modelo de negocio: coworking solo para mujeres

Nuevo modelo de negocio: coworking solo para mujeres

Carlos Guillén Burguillos

04-01-2018

Conoce esta nueva modalidad que cada vez tiene más usuarias

En los últimos años todas las nuevas tendencias se definen con una palabra de procedencia anglosajona. Y el concepto que vamos a explicar hoy no va a ser menos. El coworking para mujeres se ha comenzado a implantar en los últimos tiempos, especialmente en las grandes ciudades como Madrid y Barcelona. Vayamos paso a paso para conocer esta nueva modalidad.

Qué es el coworking

El coworking es un espacio que se habilita para que diferentes profesionales compartan un lugar de trabajo. Los oficios que más utilizan esta modalidad son los que se dedican al diseño gráfico, a la programación informática, los abogados, los gestores, etc. La idea es que todos estos profesionales compartan una oficina para ayudarse, compartir proyectos, ofrecerse trabajo mutuamente, colaboraciones, etc. Por ejemplo, si entre los profesionales se encuentra un gestor, probablemente pueda llevar las gestiones de todos sus compañeros. O un abogado puede ofrecer sus servicios. O un diseñador gráfico puede trabajar para un abogado que quiere lanzar una campaña de difusión.

La segunda ventaja que encontramos, no menos importante que la anterior, es que comparten gastos. Cuántas veces hemos dicho que ser autónomo no es nada fácil porque supone unos costes a veces insalvables. Con el coworking reducimos mucho algunos de estos gastos porque pueden repartir el coste del local entre varias personas, así como la electricidad, el agua, la conexión a Internet, etc.

En muchas ciudades encontramos ya numerosos espacios de coworking. Parece más interesante trabajar desde estas oficinas que desde casa, por el hecho de trabajar con otros profesionales, de disponer una sala de reuniones para encontrarse con los clientes… y, al fin y al cabo, para tomarnos más en serio nuestro trabajo. Al final, si nos quedamos en casa seguro que dedicamos más tiempo del que teníamos previsto a las tareas del hogar o nos distraemos con más facilidad.

Coworking solo para mujeres

Como en muchos ámbitos, cuando una modalidad nueva se establece, al cabo de un tiempo a alguien se le ocurre variarla sustancialmente para que tenga otro sentido. Con los espacios de coworking también ha pasado. Se han creado espacios solo para jóvenes, otros que se centran en un sector concreto, y otros se han establecido solo para el sexo femenino.

El porqué solo aceptan mujeres se podría justificar de varias maneras, aunque, bajo mi punto de vista, creo que el mayor motivo es por el hecho de que las mujeres lo han tenido siempre más difícil en el mundo laboral de forma general que los hombres. Numerosos estudios sitúan aún nuestro país muy lejos de la situación más igualitaria en cuanto a equiparación salarial entre hombres y mujeres. Nunca he visto ningún estudio serio que establezca una diferencia también entre sexos en cuanto a las facilidades de emprender un negocio, pero probablemente exista alguna condición subjetiva también. En este sentido, algunas mujeres se han organizado para ayudarse y hacerse más fuertes ante un mundo aún, por desgracia, un tanto machista.

Ejemplos de coworking solo para mujeres

En el año 2013 se abrió en Madrid el primer espacio de coworking solo para mujeres, que yo tenga constancia. Se trata del “The women station”. En este espacio mujeres de diferentes profesiones se encuentran para ayudarse mutuamente y aprovechar todas las ventajas de trabajar bajo este modelo. Actualmente parece que está ya cerrado este espacio, aunque se han abierto otros. Por ejemplo, en Barcelona se abrió el año pasado “La Bonne”, un espacio de coworking para mujeres especializado en proyectos feministas del ámbito cultural. En este caso, por lo tanto, cobra más sentido aún la especialización porque todas se dedican al mismo ámbito y seguro que se pueden ayudar mutuamente a tirar adelante los diferentes proyectos. En este espacio, por ejemplo, podemos encontrar diferentes recursos, muy propios del coworking: mesas individuales, mesas compartidas, espacios de reunión, zonas de descanso y espacios multiusos.

El mejor ejemplo de coworking para mujeres

En Barcelona se abrió hace poco más de un año un espacio de coworking muy especial para mujeres. Se trata del centro “Happy milk”. Lo que tiene de curioso este espacio es que está pensado para que las mujeres freelance o autónomas puedan trabajar mientras atienden a sus pequeños. En este espacio hay unas instalaciones inmejorables para que los bebés se sientan tan bien tratados como en casa. En este espacio de coworking las mujeres pueden trabajar mientras tienen cerca sus pequeños, vigilados por profesionales. Además, es la mejor manera para conciliar la vida personal con la laboral. Cada vez que lo necesiten pueden dar el pecho a sus pequeños, estar con ellos, jugar, cambiar el pañal… Os invito a que visitéis su página web porque me parece una idea genial para que las madres puedan llevar a cabo su tarea profesional sin descuidar sus tareas familiares.

Creo que tiene mucho sentido diseñar un espacio de coworking para mujeres centrado en madres con bebés pequeños, porque ya sabemos que no es lo mismo una madre que un padre para un bebé, empezando porque son ellas las que pueden dar el pecho. Solo por este motivo, y por el sinfín de beneficios que reportan a los más pequeños, creo que ya vale la pena que funcionen este tipo de proyectos dirigidos exclusivamente a mujeres.

Tendencia del coworking

Hacia el año 2000 se empezaba a hablar en España de los espacios coworking. Tan solo disponíamos de unos 50 centros abiertos en todo el país. Actualmente son ya más de 1500. Este espectacular crecimiento se debe a las numerosas ventajas de estos espacios para los freelance y autónomos. Cada vez hay más espacios de este tipo y, cuanta más competencia, ya se sabe, menores precios y mejores condiciones para los coworkers. Este hecho está cambiando la tendencia y está provocando que cada vez se cuide más el espacio ofrecido, empezando por el diseño de los espacios y acabando por la decoración. Otros centros de coworking se están especializando, por ejemplo, en la investigación y el desarrollo, otros en música, algunos en el nuevo mundo de la realidad virtual, y así con un montón más de diferentes sectores.

¿Has podido trabajar alguna vez en un espacio coworking? ¿Qué te parece los que están destinados exclusivamente a las mujeres?

Curso relacionado: FP de Grado Medio de Técnico en Gestión Administrativa

Profile picture for user Carlos Guillén Burguillos
Carlos Guillén Burguillos

Licenciado en ADE y en Economía. Máster en Educación y TIC. Profesor del área de empresa en varios centros. Impulsor de nuevos negocios. Apasionado del deporte, la música y la lectura.